La evaluación del desempeño ambiental del Perú, con los criterios de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), concluirá en marzo de 2016 con recomendaciones para efectuar mejoras en la materia, informó el titular del Ambiente, Manuel Pulgar Vidal.

Consideró que dicha evaluación, a cargo de una comisión de 14 calificadores que se encuentran en Lima, marca un hito importante para el país, en el marco de su aspiración de integrarse como miembro pleno de la OCDE, tal como en la región lo hicieron México y Chile.

“Esto permite someterse de manera muy humilde, no el ministerio, sino el país, a una evaluación exhaustiva de su desempeño ambiental, a partir de entrevistas, reuniones y levantamiento de información multisectorial a nivel público y privado, y en los tres niveles de gobierno”, detalló.

Según mencionó, bajo las reglas de la OCDE se ha iniciado este proceso de evaluación con un documento de insumo elaborado de manera multisectorial por el Ministerio del Ambiente, pero el comité evaluador continuará con el proceso hasta tener listo un primer borrador sobre el tema.

Dicho borrador, indicó el ministro, será sometido a un proceso abierto de discusión, lo que a su juicio representa una buena oportunidad para abordar, ad portas de una campaña electoral, temas de desarrollo y mejora cualitativa de estándares de comportamiento ambiental.

“Que este borrador esté en marcha y se discuta va a permitir que el próximo gobierno reciba en sus manos, en su primer mes de gobierno, las recomendaciones para la mejora del desempeño ambiental del país”, manifestó Pulgar Vidal en diálogo con RPP.

A su criterio, ello será muy positivo para el país porque permitirá orientar de manera adecuada el rumbo que la gestión ambiental debe seguir en todos los niveles de gobierno, con participación del sector privado, la sociedad civil, los pueblos indígenas y las autoridades.

Entre los puntos centrales de la evaluación, según estimó, figuran la gestión ambiental y el proceso de descentralización, que muestran situaciones complejas; como la minería pequeña y artesanal, el cambio de uso de suelos, los derechos forestales y la propiedad de la tierra deforestada, etc.

Pulgar Vidal dio a conocer que otros países de la región latinoamericana ya pasaron la referida evaluación, como en el caso de México, Chile y Colombia, que lo hicieron en los años 1995, 2005 y 2014, respectivamente.

“La gestión ambiental de un país parte de una línea base: todos sabemos que el desarrollo, el crecimiento y las actividades económicas se han en función de un impacto ambiental, con una jerarquía de mitigación y luego gestionar aquellos impactos que son inevitables”, puntualizó.

Recalcó que la OCDE, que reúnen a 31 estados desarrollados, no es una organización cuyo objeto sea solo “contar dinero”, sino que se trata de una entidad que promueve las buenas prácticas y que deja en claro que el desarrollo no solo guarda relación con la cantidad de fondos e infraestructura.

Esas buenas prácticas, explicó, tienen que ver con la participación ciudadana, el respeto a los derechos humanos, la competitividad, la lucha contra la corrupción, así como el medioambiente.

“Ser parte de esta organización, que es un camino largo que el Perú aún no ha avanzado, a diferencia de Colombia que sí está en camino, y de Chile y México que sí son parte. Perú tiene esa expectativa, es un camino largo y se ha dado un primer buen paso con el Programa País”, anotó.

En ese sentido, destacó que hace poco más de un año y medio se aprobó el Programa País de la OCDE con el Perú, que implica desarrollar una serie de acciones en los temas antes mencionados.