Lima. Un eventual juicio al ex presidente Alejandro Toledo por los delitos de tráfico de influencias y lavado de activos en el marco del caso Odebrecht puede durar entre cuatro y seis meses, estimó hoy el ex fiscal Avelino Guillén.

Refirió que el Ministerio Público trabaja en forma rápida en ese caso, a tal punto que hoy formalizó la investigación preparatoria contra Toledo, quien gobernó el país del 2001 al 2006. 

“La Fiscalía está actuando muy rápidamente en un hecho de mucha magnitud y toda la ciudadanía debe respaldar este trabajo”, enfatizó.

Para Guillén, el Ministerio Público está haciendo una buena labor en las investigaciones de los sobornos entregados por la empresa brasileña Odebrecht a funcionarios peruanos.  

“Un juicio de esta magnitud (a Alejandro Toledo) dura de cuatro a seis meses como mínimo”, declaró en Canal N. 

Comentó que a medida que avancen las investigaciones se pueden ir sumando nuevos cargos en contra del ex mandatario.

El Ministerio Público (MP) informó este lunes que formalizó la investigación preparatoria contra Toledo por los delitos de tráfico de influencias y lavado de activos.

El exmandatario es acusado de haber recibido una presunta coima de 20 millones de dólares de Odebrecht por la construcción de la carretera Interoceánica, según testimonio de un colaborador eficaz, de acuerdo a investigaciones periodísticas.