Bolivia. El presidente Evo Morales aseguró que la vigilia indígena en puertas de la Vicepresidencia es otra forma de conspiración, porque impide las labores en esa instancia del Estado. Además, acusó al dirigente indígena Adolfo Chávez de participar en una reunión que consideró preparatoria para los afanes golpistas, aprovechando el motín policial.

Indígenas en vigilia evitaron la mañana de hoy que policías y funcionarios públicos lleguen y entren a la Vicepresidencia. “No es vigilia, es otra forma de de conspiración…funcionarios están cerrados, no saben cómo alimentarse”, sostuvo en una conferencia de prensa en respuesta a una pregunta sobre lo ocurrido en puertas de la institución estatal.

También reveló que el 4 de mayo Chávez participó de una reunión con el asesor de la Central Obrera Boliviana (COB), Jaime Solares, la dirigenta del magisterio Wilma Plata y dirigentes de los policías. Recordó que Chávez, en algún momento habló que habría una sorpresa y, “la sorpresa –sostuvo- era el motín”.

“Los hermanos marchistas son rehenes del Movimiento Sin Miedo (MSM) y de la derecha”, cuestionó y reiteró que está dispuesto a dialogar con los indígenas en la medida que participen los dirigentes de las subcentrales TIPNIS, Sécure y Conisur, además de los 63 corregidores del parque.