La Paz. Mientras el presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció que hará huelga de hambre si el Legislativo no pone el acelerador en la discusión de la ley de autonomías, la Confederación de los Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB) aceptó que se incluya un referéndum para aprobar los estatutos autonómicos indígenas.

Asimismo declaró un cuarto intermedio en la marcha que se dirige a La Paz, indicó La Razón.

Tras quince horas de reuniones, los senadores oficialistas Gabriela Montaño, Adolfo Mendoza y Freddy Bersatti lograron que la dirigencia indígena cediera en la exigencia de la aprobación de los estatutos sólo por usos y costumbres.

Por ello, se instaló una mesa de diálogo en la población de Ascensión de Guarayos ( a 320 km de Santa Cruz) que permanecerá hasta el jueves, cuando se terminaría de consensuar la redacción final de la Ley Marco de Autonomías y Descentralización.

Previamente, el presidente Morales amenazó con iniciar una huelga de hambre si la Asamblea Legislativa Plurinacional, controlada por su partido, no acelera la aprobación de la Ley Marco de Autonomías y Descentralización hasta el 22 de julio, fecha tope dada por la Constitución, dijo La Prensa.

En información entregada por la agencia ABI, el mandatario advirtió ante los cocaleros del Chapare de Cochabamba, que son sus principales bases: “no tengo por qué ocultar, si ustedes (los parlamentarios) no me aprueban las cinco leyes hasta el 22 de julio, que es un mandato del pueblo boliviano y producto del voto del pueblo boliviano, voy a hacer una huelga de hambre”.

No es la primera vez que Evo Morales tomaría una medida de esa naturaleza, pues en abril del año pasado cumplió cinco días de huelga de hambre para exigir la aprobación de la ley transitoria que adelantó las elecciones y que lo habilitó para presentarse como candidato presidencial en un segundo periodo consecutivo.