Tegucigalpa. Haber obtenido una mayoría histórica en las elecciones generales de noviembre de 2009 y ser el presidente más votado de la historia, no parece ser suficiente para que Evo Morales le reconozca la legitimidad del mandato otorgado por el pueblo a Porfirio Lobo Sosa.

Este sábado, el presidente insistió que si "el dictador" Lobo Sosa es invitado a la cumbre Iberoamericana, entonces él no asistirá. Esta cumbre es organizada por Argentina y será en diciembre.

"Si el tal Lobo, el presidente producto del golpe de Estado en Honduras (...) va a la Cumbre Iberoamericana, yo no voy a participar", dijo Morales en un discurso en la inauguración de un congreso de productores de coca, según informa el diario El Heraldo.

"No voy a ir. Cómo voy a estar con dictadores en esa cumbre que se va realizar este año en Argentina", señaló Morales. Morales no explicó por qué entonces sí sostiene reuniones con Fidel Castro y con Hugo Chávez, a quien la historia registra como un ex militar golpista.

Morales reflexionó que EUA respaldó intentos de golpe de Estado en Venezuela, Bolivia y Ecuador pero solo triunfó en el de Honduras.

"En uno, el imperialismo nos ha ganado, en Honduras, y en tres: en Bolivia, Venezuela y Ecuador, ganamos, así que estamos 3-1", matizó.