La Paz. El presidente de Bolivia, Evo Morales, calificó este jueves como "un triunfo de los pueblos del mundo" la decisión de la Asamblea General de Naciones Unidas de declarar "derecho humano esencial" al acceso al agua potable y el saneamiento.

Un día después de que el organismo mundial aprobara la resolución, propuesta por el país sudamericano, el mandatario indígena dijo que Bolivia estaba orgullosa por haber liderado la iniciativa.

La resolución fue aprobada por 122 votos, incluidos los de España y Alemania, contra 41 abstenciones, principalmente de países industrializados encabezados por Estados Unidos. No hubo votos en contra.

"Quiero expresar mi agradecimiento a los países organizados en Naciones Unidas por reconocer que el agua es un derecho humano", dijo Morales en un discurso en el distrito amazónico de Beni.

"No es un triunfo de Evo ni del pueblo boliviano, es un triunfo de los pueblos del mundo que reclamaban que el agua debe ser un derecho humano", agregó, en alusión a una conferencia mundial de movimientos sociales realizada en abril en Bolivia, que planteó medidas drásticas para frenar el cambio climático.

Morales insistió en que, como derecho humano, "el agua no puede ser de negocio privado sino de servicio público", un principio todavía no aplicado plenamente en Bolivia, donde más de un tercio de la población no tiene agua potable ni alcantarillado.