La Paz, Andina. El presidente de Bolivia, Evo Morales, dijo este martes tener esperanzas en una negociación con Chile para superar los diferendos "de las aguas del Silala y el río Lauca", ambos fronterizos, y aclaró que la demanda boliviana por una salida al mar "tiene una nueva dirección".

"Tengo esperanza en el pueblo y el presidente chilenos de resolver mediante el diálogo el tema de las aguas del Silala y el río Lauca, incluso ya teníamos un acuerdo (en el primer caso)", dijo Morales en rueda de prensa.

El Silala y el Lauca se encuentran en la zona norte de Chile, y en el suroeste de Bolivia.

Reconoció que "no se pudo avanzar" en la demanda de una salida propia al mar como Bolivia reclama a Chile y sostuvo que ese tema "tiene una nueva dirección".

El 23 de marzo, Morales anunció que demandará a Chile después de haber impulsado el mayor acercamiento con el vecino país. Adujo que los chilenos no respondieron a la demanda boliviana de tener una salida soberana al mar que Bolivia perdió en 1879 en una guerra con Chile.

Los dos países estaban a punto de alcanzar un acuerdo por las aguas del Silala. Bolivia alega que se trata de un manantial artificialmente desviado hacia Chile; Santiago sostiene que es un río de curso continuo.

Bolivia también alega que Chile desvió unilateralmente aguas del río Lauca en 1962 y reclama compensación.

No obstante, el gobierno boliviano aún no presentó una demanda ante tribunales internacionales y tampoco mencionó una fecha por su demanda marítima.