El presidente de Bolivia, Evo Morales, confirmó este lunes que se realizará la consulta con las comunidades que habitan el Tipnis para decidir si se realiza o no el segundo tramo de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, pese al rechazo de los indígenas marchistas.

Morales agregó que se invitará a organismos internacionales para que sean veedores del proceso.

"Pero si los hermanos (indígenas marchistas) no quieren la consulta, quiero decirles que desde las próximas semanas el gobierno hará las consultas correspondientes respetando las normas internacionales como también las normas nacionales", dijo el presidente en un acto realizado en la plaza Murillo por el 229 aniversario de la muerte de Bartolina Sisa.

Este domingo, la comisión de ministros que se reunió en San Borja con los marchistas indígenas les envío una carta en la que propuso realizar una consulta con las 64 comunidades indígenas que habitan el Territorio Indígena del Parque Nacional Isiboro Sécure, para decidir el futuro de la carretera.

El ministro de Obras Públicas, Wálter Delgadillo, justificó el proceso indicando que así se respetaba el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Constitución Política del Estado. "Nos regiremos a lo que dice la Constitución", agregó al señalar que la decisión será vinculante.

La propuesta fue rechazada por la dirigencia de los originarios que reivindica la propiedad del territorio a favor de mojeños, guarayos y yuracarés.

"Para nosotros el tema de la consulta está totalmente descartado, nadie puede venir a decidir por nuestro territorio, es como si nosotros decidiéramos sobre un territorio de los campesinos o un intercultural (colonizador). Nosotros no estamos para que otros decidan por nuestro territorio", dijo el presidente de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob), Adolfo Chávez.

Hoy, el presidente Morales criticó la postura de los indígenas. "Cuando queremos respetar las normas internacionales , el acuerdo de la OIT sobre las consultas (...) no quieren la consulta. Eso es rechazar las reivindicaciones de carácter nació al e internacional, ¿Cómo se puede rechazar una consulta respetando las normas nacionales e internacionales?".