En un encuentro con productores de hoja de coca en Cochabamba, el presidente boliviano, Evo Morales, respondió al informe que a fines de julio presentó el "zar antidrogas" de Estados Unidos, Gil Kerlikowske, que señalaba que Perú y Bolivia superaron a Colombia en la producción de cocaína.

A su juicio "están minimizando a Colombia como un país que tiene problemas con el narcotráfico porque allí están las bases militares de EE.UU., allí están los norteamericanos comandando las Fuerzas Armadas de Colombia, entonces EE.UU. quiere alabar al país que acepta que haya bases militares" estadounidenses, informó El Espectador citando a Efe.

Para Morales. “el tema del narcotráfico por una parte es bien aprovechado por el capitalismo con fines económicos y por otra parte aprovechado políticamente para desgastar a dirigentes o autoridades antiimperialistas y anticapitalistas", sostuvo.

No es primera vez que Evo Morales se manifiesta contrario con las posturas de Washington al respecto. De hecho, en 2008, expulsó a la DEA de Bolivia.

Según Naciones Unidas, Bolivia tiene 31.000 hectáreas de coca plantadas. De estas plantaciones, 12.000 están reconocidas por la ley boliviana para usos tradicionales, señaló Infobae citando a Afp.