La Paz. El presidente de Bolivia, Evo Morales, tomó este viernes juramento al nuevo comandante nacional interino de la Policía, al coronel Luis Cerruto Miranda, en reemplazo del general Walter Villarpando, que estuvo un año en el cargo.

Morales destacó en su discurso que el desafío es hacer que el país sea más seguro para la población y aseguró que se ha mejorado mucho el equipamiento de la Policía para que cumpla con esa función.

Agregó que hay que conocer los modelos de seguridad que se aplican en otros países y, en ese sentido, destacó que la capital cubana, La Habana es, a su juicio, "la ciudad más segura del mundo".

"¿Será porque es un país socialista, será porque allá tienen mucha experiencia porque no hay intromisión extranjera?, se preguntó Morales, al instar a los jefes policiales a compartir experiencias con otros países para mejorar la seguridad en Bolivia.

Por su parte, Cerruto dijo que la Policía tiene una nueva doctrina porque "por fin se ha erradicado la intromisión y la influencia externa", que en otros tiempos "desnaturalizó la verdadera esencia de esta institución fundamental del Estado".

Destacó que el cuerpo de Policía está identificado con disciplina con los valores, los principios y los fines del Estado y las políticas revolucionarias en lo social, lo político y la económica aplica el gobierno de Morales desde el 2006.