La Paz. En la audiencia de este miércoles en el caso Octubre Negro, el tribunal del juicio leyó, de manera sorpresiva, las respuestas al cuestionario que le fue planteado al presidente de Bolivia, Evo Morales, por el Ministerio Público y los abogados de la defensa en este caso. Entre las más de 40 consultas, el primer mandatario se refirió al tema del pago de dinero.

La pregunta señalaba textualmente: “en una entrevista llevada a cabo el 16 de octubre del 2003, a horas 7.25 a.m., en la red Uno, en el programa El Mañanero conducido por Jhon Arandia, en contacto desde Cochabamba, usted afirmó que algunos generales pertenecientes a las FF.AA. habrían recibido dinero de parte del gobierno para corresponder la lealtad, ¿a qué generales del Alto Mando se refiere?”.

Distribución. La respuesta de Morales fue la siguiente: “en el referido programa, como diputado nacional denuncié que la noche anterior había recibido algunas llamadas telefónicas informando que el dinero que había llegado al Estado Mayor hace tres o cuatro días atrás, habría sido agarrado sólo por algunos generales para defender a Gonzalo Sánchez de Lozada”.

Al respecto, el fiscal de recursos, Milton Mendoza, dijo que con esa declaración se confirma que existió una confabulación entre Sánchez de Lozada y la cúpula militar de ese entonces. “Ahora, son tres fuentes que confirman la existencia de un soborno, primero el periodista mexicano Luis Gómez, luego el teniente coronel Juan Carlos Ibáñez y ahora el entonces diputado Evo Morales”, acotó.

Véliz. En la misma línea de la información proporcionada por el jefe del Estado, la defensa del  general Juan Véliz, imputado en este proceso, presentó el último martes como prueba de descargo, dentro de este mismo juicio por “octubre negro”, una publicación en la que se informa que el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada envió dos maletines de dinero a la cúpula militar para mantener su lealtad.

Según el fiscal Mendoza, los abogados de Véliz presentaron en la audiencia una crónica sobre los hechos que se produjeron en el país entre septiembre y octubre de 2003, elaborada por el periodista mexicano Luis Gómez, en la que se destacan varios aspectos de los conflictos sociales y la represión militar ordenada por Sánchez de Lozada.

Mendoza también manifestó que la revelación mayor fue la parte de la crónica en la que se señala textualmente que: “de acuerdo a otro militar, el teniente coronel del Ejército Juan Carlos Ibáñez, la noche del lunes del 13/10/03, el ministro de Hacienda, Javier Comboni, fue al Comando General del Ejército con dos maletines llenos de dinero para sobornar a la cúpula militar”.

Periódicos confiscados. En octubre de 2003 se secuestraron ejemplares de El Diario porque tituló 'El pueblo tiene derecho a pedir la renuncia del presidente', y del semanario Pulso que tituló en su portada: 'En nombre de la democracia, el presidente debe renunciar".