La Paz. El presidente de Bolivia, Evo Morales, salió al paso de las críticas por no visitar Santa Cruz de la Sierra, donde se desplomó un edificio, lo que causó al menos ocho víctimas fatales y este viernes aún se buscaban sobrevivientes entre los escombros.

El mandatario explicó que “no consideré en presentarme (en el lugar del desplome), porque (las autoridades) ahí solo vamos a figurar, pero no a trabajar. Escuché algunos comentarios que voy a Chile y no vengo aquí, pero a mí me invitó en varias oportunidades el presidente de Chile (para que vaya), entonces yo tengo otro concepto”, señaló Erbol.

Sobre el hecho indicó que “lamentamos muchísimo este desplome del edificio, expresar nuestros sentimientos de condolencias a las familias que perdieron sus seres queridos, después de informarnos sobre este hecho (que ocurrió aproximadamente a las 22.00 del lunes), al día siguiente hemos delegado al ministro de Gobierno, con un equipo de expertos en temas de rescate, a la cabeza del coronel Gustavo Daza (comandante de Bomberos)”.

Asimismo, destacó que “la cancillería hizo gestiones para contar con la ayuda de expertos internacionales, por eso, ayer llegaron 12 rescatistas (mexicanos), durante la madrugada otro grupo de peruanos, también vendrán expertos de Argentina, Venezuela y Chile para cooperar en la búsqueda de la gente atrapada”.

La agencia ABI informó que el presidente anunció que el gobierno "prestará ayuda y asistencia a las viudas y los huérfanos de las víctimas del derrumbe en un edificio".

Morales puntualizó que "este es el momento de salvar vidas, después se realizarán investigaciones para establecer responsabilidad sobre las causas del derrumbe intempestivo de un edificio de 10 plantas que estaba a punto de ser concluido en una zona céntrica de Santa Cruz de la Sierra".