El presidente Evo Morales expresó su deseo de retomar el diálogo bilateral con Chile para tratar el tema del uso de las aguas del Silla, aunque aclaró que esto no puede estar al margen del tema marítimo, que actualmente se ventila en un proceso en la Corte Internacional de Justicia  (CIJ) de La Haya.

Durante una conferencia de prensa en Potosí, donde asiste a los actos por el 204 aniversario del grito libertario, recordó que durante la primera gestión de la presidenta Michelle Bachelet avanzaron las negociaciones en este asunto hasta el punto de lograr que Chile ofrezca un pago por el uso de las aguas, lo que sin embargo no llegó a concretarse por oposición del movimiento cívico.

“Mi pedido es que  trabajemos con mucha actualidad, a ver si ahora podemos retomar estas negociaciones que hicimos… No se trata de vender agua, sino de cómo más bien repongan de alguna manera todo lo que aprovechó Chile con el tema del agua”, dijo.

En 2009 los gobiernos de Morales y Bachelet lograron un preacuardo que establecía que el gobierno chileno asumía el compromiso de pagar por el 50% del uso del recurso hídrico hasta que un estudio resuelva la propiedad del restante porcentaje. La dirigencia cívica de Potosí rechazó el documento.

Las negociaciones habían avanzado cuando ambos países alentaban el diálogo sobre una agenda de 13 puntos que ahora quedó congelada tras la decisión boliviana de acudir a  la CIJ para demandar el inicio de un diálogo sobre la demanda marítima boliviana.

Morales destacó el avance de este proceso y el aporte de los ex presidentes Eduardo Rodríguez Veltzé, agente de Bolivia para la demanda, y Carlos Mesa, vocero internacional de Bolivia. “Excelente campaña, un trabajo de carácter diplomático a nivel internacional y otro trabajo de carácter jurídico con equipo nacional e internacional para la demanda marítima”, dijo.

Reiteró que este proceso impide por el momento retomar el diálogo bilateral con Chile.