La Paz. El presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció que iniciará una investigación sobre la dolencia estomacal que le afectó la semana pasada, la que consideró extraña.

“Todo lo que me pasó es muy raro y será sujeto a una investigación. Me pasó algo raro y estoy sorprendido”, dijo.

El mandatario explicó que ha sufrido de dolencias gástricas en su vida, pero que ésta fue especialmente inquietante y lo obligó a internarse en la clínica de Achumani, que es atendida por médicos cubanos, informó La Prensa de Bolivia.

Recordó al respecto que “el día miércoles por la noche tuve de emergencia que ir a la clínica de los hermanos cubanos y amanecer con sueros, con tantas cosas para mejorar la salud. Muy, muy grave. A mediodía tenía problemas muy serios”.

“Algo raro pasó esta vez”, enfatizó y describió que el jueves no mejoró, pues vomitaba y sentía un dolor intenso.

Indicó que el tratamiento que se le dio fue satisfactorio: “recibí suero y ahora estoy reparado; cero kilómetros, como quinceañero, estoy reparado”.