Santa Sede. El presidente de Bolivia, Evo Morales, se reunió por 25 minutos con el papa Benedicto XVI en una audiencia privada, en la que le pidió terminar con el celibato.

El mandatario boliviano dijo sentirse "sorprendido y honrado” por la recepción papal y aprovechó la ocasión para pedir reformas en la Iglesia Católica. "La iglesia no tiene que negar una parte fundamental de nuestra naturaleza como seres humanos y debe abolir el celibato. Así habrá menos hijas e hijos no reconocidos por sus padres", señaló.

Agregó que algunas "reflexiones me llevan a proponer muy respetuosamente la necesidad de superar la crisis de la Iglesia, que como usted dijo, está herida y en pecado", informó BBC.

Morales explicó que su propuesta responde a “un aporte personal, como miembro de base de la Iglesia Católica”.

Respecto a su credo religioso, el jefe de Estado Boliviano afirmó antes de la visita al Vaticano que “la verdad, yo soy católico, el sábado fui a misa de mi papá y de mi mamá, aunque el comportamiento de algunos jerarcas de la Iglesia me desmoraliza".