La Paz. El presidente Evo Morales llamó “cobardes” a sus adversarios políticos que enfrentan procesos judiciales, porque atribuyen su situación jurídica a una persecución política. Los desafió a defenderse y demostrar su inocencia.

“Qué culpa tengo si la mayoría de los corruptos son de la derecha. Si el jefe del Movimiento Sin Miedo también está metido en la corrupción, ¿qué culpa tengo? Ése es un problema de ellos (acusados), que se defiendan ante la justicia, sin usar ni al pueblo ni a los electores”, afirmó.

Los miembros del Movimiento Sin Miedo (MSM), Juan del Granado, y el alcalde de La Paz, Luis Revilla, tienen procesos judiciales. Del Granado fue acusado por supuestas irregularidades en la construcción de los puentes Trillizos, mientras Revilla por no rendir cuentas sobre gastos de representación.

Del Granado aseguró este miércoles que la reacción del gobierno responde a un “ataque político”. Mientras que Mario Cossío, gobernador suspendido de Tarija, denunció en varias ocasiones un complot del MAS para tomar el control de la gobernación. “¿Acaso porque algunos de los imputados ganaron elecciones departamentales o municipales tienen licencia para incurrir en actos de corrupción?”, cuestionó el presidente.

Cossío también debe comparecer ante la justicia por el caso Imbolsur, que implica la compra de asfalto con un daño económico al Estado de 1,3 millones de bolivianos. “No sean tan cobardes, que se defiendan ante la justicia. Que la justicia cumpla con lo que tiene que cumplir”, desafió el presidente del Estado.