La Paz. El Presidente de Bolivia, Evo Morales, exhortó este domingo a los movimientos sociales, a los iglesias y la sociedad civil, en general, a “acabar con las broncas” internas y aliarse de cara al desarrollo e industrialización del país.

Fue el colofón de su mensaje de evaluación del primer año de su segunda gestión, y el quinto desde que asumió la presidencia en enero de 2006, y fue parte también de un acto festivo que el gobierno organizó recordando el primer aniversario del Estado Plurinacional de Bolivia.

Durante algo más de tres horas y media, el mandatario habló ante los miembros de la Asamblea en el hemiciclo de Cámara Baja sobre las virtudes y las deficiencias de su gestión en el último lustro, y anunció un paquete de medidas, en las que destacan megaproyectos de inversión pública como caminos, conexiones biocéanicas, puentes, aeropuertos y hospitales, entre otros.

A él lo antecedió el vicepresidente Álvaro García, que en su calidad de presidente de la Asamblea inauguró la sesión con un discurso corto que comenzó con la frase “el país está más unido que nunca”.

Enseguida, aclaró que, a pesar de ello, hay contradicciones y tensiones “creativas” y dialécticas que deben ser resueltas por el pueblo y no por los “cachorros” del neoliberalismo.

Entre estas tensiones destacó la de Estado con movimientos sociales, la amplitud del proceso revolucionario con la garantía de conducción indígena y obrera de éste, o la tensión entre la industrialización y la necesidad de “vivir bien”.

Evaluación. Ya en su alocución, el presidente Morales se refirió en la evaluación de su gestión a temas como política internacional, en particular a la relación de Bolivia con Chile y Perú referida al reclamo marítimo. Manifestó, al respecto, su deseo de que este problema centenario se resuelva este año, no sólo para beneficio boliviano sino también de los tres pueblos.

Refiriéndose al narcotráfico, lamentó que el mismo esté mejor equipado que el Estado, por lo que pidió corresponsabilidad de la cooperación internacional.

Destacó también el valor y la labor de las Fuerzas Armadas en su rol de velar por la soberanía y el resguardo de fronteras.

Entre las deficiencias se refirió a algunas empresas estatales todavía débiles y a ciertos casos de corrupción y litigios pendientes que impidieron construir la cantidad prevista de viviendas.

Las medidas. Fue precisamente el rubro de la vivienda con el que comenzó una lista de anuncios de proyectos para éste y los próximos años.

Al respecto adelantó que se construirán 20 mil viviendas.

También comprometió una cobertura total de los municipios con servicios de telecomunicaciones.

La mayoría de los proyectos, sin embargo, estuvieron relacionados con la construcción de grandes proyectos en infraestructura caminera, puentes y aeropuertos, además de una vía férrea biocéanica.

Destaca también la convocatoria a una alianza estratégica con los grandes, medianos y pequeños productores para mejorar la producción de alimentos y combatir la crisis mundial en este rubro.

Este llamado fue rápidamente aceptado por sectores como las Cámara Nacional de Exportadores deeee Bolivia (Caneb), en la voz de su vicepresidente, Guillmermo Poumont.