"Mediterraneidad no es sólo un problema de Bolivia y Chile, sino de la integración regional", dijo el presidente Evo Morales en la sede de la Organización de las Naciones Unidas de Nueva York, según informó la agencia de noticas ABI.

El problema de la mediterraneidad boliviana no es solamente un problema de Bolivia y de Chile, sino de la integración latinoamericana y de Sudamérica, manifestó este miércoles el presidente Evo Morales Ayma.

En una conferencia de prensa en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el Jefe de Estado recalcó que "salir al mar con soberanía al Pacífico no es un problema de Bolivia y Chile solamente, sino de Latinoamérica".

Hizo patente su convencimiento de que este asunto lo entienden los pueblos para una solución, "pero no así los grupos oligárquicos, por lo que es necesario superar los problemas pendientes".

Buscar complementación, no competencia. Señaló que en la búsqueda de acuerdos, Bolivia y Chile deben buscar su complementación, no la competencia, para el bien de los pueblos y de sus futuras generaciones.

El Mandatario confirmó que el jueves se reunirá en Lima con el presidente de Chile, Sebastián Piñera, durante la presencia de ambos en los actos de posesión Presidencial del presidente electo de Perú, Ollanta Humala.

"Desde la semana pasada a través de la Cancillería, pedí dialogar con el presidente de Chile para retomar la confianza de Gobierno a Gobierno y de Presidente a Presidente en busca de superar los problemas pendientes que arrastran nuestros países", dijo.

"Saludo la aceptación al diálogo que he solicitado. No significa un retroceso porque Bolivia sustenta la cultura del diálogo y espera que hayan resultados", afirmó.

Agregó que siente que "existe mucha confianza de pueblo a pueblo".

El Jefe de Estado explicó que la guerra territorial que sostuvieron Bolivia y Chile en 1879, "no ha sido un enfrentamiento entre sus pueblos, sino una consecuencia de los intereses de las oligarquías apoyadas por transnacionales".

"Fue una invasión injusta a Bolivia en 1879 que fue alentada por inversionistas ingleses y por las oligarquías chilenas", agregó.

Morales expresó que la demanda de Bolivia es apoyada por diversas organizaciones socialistas, humanistas, movimientos sociales y colegiados de Chile.

Bolivia y Chile tienen suspendidas sus relaciones diplomáticas desde 1978 tras un fracasado intento por lograr acuerdos que solucionen la mediterraneidad nacional.

En 2006, los gobiernos de La Paz y de Santiago han reavivado sus acercamientos, al punto de producirse visitas oficiales de sus Mandatarios a La Paz y Santiago y conformar una comisión de alto nivel que encamine la solución de temas divergentes.

Fue elaborada una agenda de 13 puntos de asuntos pendientes, entre los que se encuentra la demanda marítima boliviana.

Tras producirse una reunión de la Comisión Mixta encabezada por sus cancillerías en julio del año pasado en La Paz, fue suspendida unilateralmente por Chile otro encuentro que iba a realizarse en noviembre en Santiago.

El presidente boliviano solicitó entonces a Chile una propuesta concreta y útil sobre los caminos de una solución a la mediterraneidad boliviana.

El pasado 23 de marzo, al recordarse los 132 años de la pérdida del litoral boliviano, Morales anunció que, sin dejar de lado el diálogo con Chile, Bolivia presentará una demanda ante tribunales internacionales de justicia para que aborden el asunto y propongan soluciones.

Desde su asamblea general de 1979, la Organización de Estados Americanos (OEA) ha convocado a los Gobiernos de La Paz y de Santiago a dialogar en procura de lograr acuerdos que solucionen la reivindicación marítima de Bolivia.