El presidente de Bolivia pidió al nuevo fiscal general del Estado, Ramiro Guerrero, que no dude en procesarlo si hubiera alguna denuncia fundada en su contra, para demostrar capacidad e independencia.

Durante el juramento de la nueva autoridad, Evo Morales aseguró que él y el vicepresidente, Alvaro García Linera, enfrentarán sin "miedo" cualquier proceso y agregó que es "obligación" de Guerrero procesarlos "si hay una demanda con pruebas" en contra de ellos.

"Mi pedido al doctor Guerrero: si alguien demanda con argumentos, con verdades a Evo Morales, procéseme; no queremos ningún favor al presidente ni al vicepresidente, a nadie de la justicia hemos pedido que nos ayude jamás", sostuvo Morales, citado por la agencia de noticiosa EFE.

Morales dijo que quiere "una justicia que tenga independencia política, económica" y "especialmente una independencia del imperio norteamericano".

El mandatario recordó, para justificar su pedido, que el fiscal Daniel Humerez, hace algunos años, siempre se encontraba en los conflictos sociales para procesar a los dirigentes. "Había muertos en el Chaco, ahí estaba Humerez; en Yapacaní, en Chapare estaba ahí, estaba en todas partes", dijo.

Pero luego, agregó Morales, una investigación comprobó que ese fiscal, que percibía un sueldo del Ministerio Público de 8.000 bolivianos, recibía de la embajada de Estados Unidos otros 9.000 "por su tarea de perseguir a dirigentes de organizaciones sociales", consignó la agencia noticiosa estatal ABI.

Por su parte, Guerrero advirtió que "en toda la actual estructura del Ministerio Público" realizará "una evaluación de desempeño de todos y cada uno de los servidores públicos".

Prometió que el organismo actuará "de manera transparente" y advirtió que "quienes tengan que quedarse por su capacidad, idoneidad y transparencia en su trabajo, se quedarán".

Pero aclaró que deberán irse "quienes tengan situaciones nada claras, denuncias de corrupción o sus actuaciones no estén de acuerdo a la ley y la moral" pues "habrá que limpiar el Ministerio Público".

El parlamento boliviano, dominado por el Movimiento al Socialismo (MAS, oficialista), eligió la madrugada del sábado como nuevo fiscal general del Estado a Guerrero, tras un debate de más de seis horas y la resistencia de opositores que denunciaron presuntas irregularidades en el proceso de selección.

Guerrero fue criticado por la oposición porque fue uno de los representantes del MAS en la redacción de la Constitución vigente desde 2009 y también fue uno de los 18 magistrados interinos que Morales designó por decreto en 2010 para cubrir las vacantes que existían entonces en el Tribunal Supremo.