La Paz. El presidente de Bolivia, Evo Morales, pidió el sábado a sus colegas de la Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe (CELAC) y la Unión Europea (UE), no pasar por alto la crisis transversal que socava la Federación Internacional de Federaciones de Fútbol (FIFA) en la venidera cumbre de Bruselas.

"Pido a la cumbre incluir en su temario el tema, porque no es posible que la plata del mundo sea tan mal administrada y más aún con semejantes denuncias de corrupción. Yo no entiendo cómo es posible", afirmó en declaraciones a la ABI.

Por tanto, "pido a la Cumbre CELAC-UE poner en su temario (el asunto); debe ser un punto de debate", mantuvo.

Al menos 60 presidentes de los países que conforman ambos bloques se juntarán el 10 y 11 de junio en Bruselas.

Se trata de la III cumbre de la CELAC-UE. La primera se verificó en Chile, en enero de 2013 y, la segunda, el abril del año siguiente en La Habana.

Morales deploró, tácitamente, la reelección del suizo Joseph Blatter, el viernes Zurich, en medio de un escándalo por corrupción y la detención de 7 dirigentes de la FIFA, acusados por delitos económicos.

"Blatter ganó pero el fútbol perdió", resumió el líder boliviano de 56 años, un deportista sin solución de continuidad, además de futbolista diletante, raquetbolista y trotador en cinta.

"No puede ser que algunos dirigentes puedan administrar la plata del pueblo de esa forma", agregó el mandatario boliviano al tiempo de insistir que exmundislistas, de la talla del francés Michel Platiní o su sucesor en la selección gala Zinedine Zidane se hagan cargo de la entidad que rige los destinos del fútbol mundial, estos días acorralada por la corrupción.

"Ellos deben asumir la administración", afirmó.

En Quito, su homólogo ecuatoriano Rafael Correa urgió una investigación.

"Ratificar que mientras hayan dirigentes que viven del fútbol nunca habrá una buena dirección", dijo al pedir, a sus colegas de la CELAc y la UE, presionar por una "administración resposable y buena gestión" en LA FIFA.