El gobernante hizo este pedido al inaugurar en la ciudad de Cochabamba el seminario "Hacia la construcción del nuevo sistema de justicia penal", organizado por la Fiscalía General del país andino, con la participación de expertos de Argentina, Bolivia, Colombia, Cuba, Ecuador y Guatemala, consignaron la estatal agencia ABI y la española EFE.

"Antes de que el pueblo reaccione contra la Justicia, ustedes hagan no una reforma, sino una revolución, y eso es cambiando la actitud de cada uno, posiblemente cambiando algunas normas, pero dignifiquen a la abogacía, no den mala imagen", clamó Morales.

El mandatario consideró que "todo el mundo estaba mirando bien" a la Justicia tras la elección de magistrados por voto popular en
octubre de 2011, pero consideró que luego el país se estancó en ese aspecto, pues no hubo cambios para mejorar el sistema judicial.

Reseñó que varios postulantes a esos comicios ofrecieron cambios en la Justicia y opinó que "no se ha cambiado nada".

En febrero pasado se volvió a avivar la polémica sobre la persistente crisis en el sistema judicial boliviano debido a una serie de dimisiones de altos cargos en ese órgano y destituciones de fiscales por supuesta corrupción.

Un mes después, la oficina de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) alertó que la crisis de la administración de la Justicia en Bolivia se profundizó aún más en 2013, y se caracteriza por retrasos, insuficiente cobertura, corrupción, impunidad y falta de recursos económicos.

Morales se quejó de que persistan los retrasos crónicos en los procesos y volvió a plantear una "nacionalización" del derecho para que en Bolivia se deje de hablar del "derecho romano" y de códigos penales creados en otros países.

También criticó que se aplique el "debido proceso" al juzgar a delincuentes que son atrapados "in fraganti" cometiendo un delito, sobre todo a narcotraficantes y contrabandistas.

Además, protestó contra un fallo del Tribunal Constitucional (TC) que, según el gobernante, impide la clausura inmediata de aquellos negocios que no pagan impuestos.

"Por eso le he dicho al ministro de Economía, cuando me informó sobre esto, que la Justicia boliviana no nos pida incremento en su presupuesto porque nos está haciendo un daño económico con el citado fallo", indicó Morales.