La Paz. El Movimiento Al Socialismo (MAS) es "la primera y la más grande" fuerza política de Bolivia, proclamó este lunes el presidente y líder de ese partido, Evo Morales

Estas declaraciones las realizó este domingo al hacer una evaluación con las autoridades subnacionales electas de su partido en la ciudad de La Paz, a más de una semana de dar posesión a los gobernadores y alcaldes de nueve regiones bolivianas.

"Debo destacar ampliamente que nuestro instrumento político, el Movimiento Al Socialismo, sigue siendo la primera fuerza, la más grande y la principal en toda Bolivia", aseveró

Criticó el accionar de algunos analistas, opositores y medios de prensa por pretender mostrar a su partido como el perdedor de las elecciones departamentales y municipales, al no haber logrado las alcaldías de La Paz, Cochabamba y El Alto, además de las gobernaciones de La Paz y Santa Cruz.

Destacó que su partido ganó 225 alcaldías de 339, logró victorias en seis de nueve gobernaciones, además de dominar casi todas las asambleas departamentales y concejalías.

Morales viene de ganar las elecciones generales del 12 de octubre de 2014, en las que fue mandatado por 62 por ciento de los electores bolivianos para un tercer mandato consecutivo.

"En las subnacionales del 29 de marzo anterior, el caudal de votos a favor del MAS creció", aseveró.

El MAS ganó las gobernaciones de Chuquisaca (sur), Beni (noreste), Pando (norte), Cochabamba (centro), Oruro (oeste) y Potosí (sudoeste) y entregó las de Santa Cruz (este), Tarija (sur) y La Paz (oeste).

En el acto de este domingo, el líder del partido de gobierno se remitió a los resultados de los comicios pasados para precisar que la derechista Unidad Nacional (UN) ganó 4 alcaldías y la agrupación Sol.Bo sólo 4, entre ellas la de La Paz, la tercera con mayor densidad demográfica del país.

Morales dijo que la oposición es "ampliamente" dispersa y que ni una sola fuerza política de derecha es capaz de hacerle frente, porque no ganó más de 20 alcaldías y apenas consiguió alguna gobernación.

De esta manera, al hacer la evaluación recomendó a sus militantes y nuevas autoridades trabajar con "transparencia" por mantener el "privilegio" que goza el MAS.