A pesar del reciente desacuerdo entre Bolivia y EE.UU. por el traslado de armas en un vehículo diplomático estadounidense, el presidente Evo Morales promulgó la ley que ratifica y pone en vigencia el convenio marco de relacionamiento con ese país.

El canciller David Choquehuanca afirmó que el gobierno espera que a partir de la promulgación de esta norma de ratificación del convenio bilateral, Estados Unidos tenga una actitud “más respetuosa y honesta” con Bolivia.

“El presidente Morales ha promulgado mediante ley el convenio marco de respeto mutuo entre Bolivia y Estados Unidos. Por lo que el pueblo y el Gobierno boliviano esperamos de Estados Unidos una actitud más transparente, más respetuosa, más honesta y más sincera”, dijo Choquehuanca ayer en conferencia de prensa.

El jefe de la diplomacia boliviana insistió en que la administración de Morales actúa de “buena fe” ante la supuesta injerencia de Estados Unidos en Bolivia.

“A pesar de muchas experiencias amargas en estas relaciones entre Bolivia y Estados Unidos, el Gobierno boliviano, como muestra de buena fe, de querer construir una relación más positiva, una relación más constructiva, de acuerdo con los nuevos tiempos, ha promulgado, mediante ley, la ratificación del convenio marco”, explicó Choquehuanca.

La Paz y Washington firmaron el 7 de noviembre de 2011 un convenio marco que sentó las bases de una nueva relación bilateral. El 2008 ambos Estados expulsaron a sus embajadores. El 28 de febrero, en la sede de gobierno, delegaciones de los dos países firmaron un convenio en el marco de las nuevas reglas de la relación.

Ratificado. El convenio marco fue ratificado por la Asamblea Legislativa en diciembre de 2011. Por el lado de Estados Unidos, el encargado de negocios de la embajada estadounidense en La Paz, John Creamer, aclaró que el Congreso de su país no necesita ratificar el acuerdo firmado con Bolivia, porque su vigencia es vinculante y no requiere del aval legislativo.

El canciller Choquehuanca resaltó la importancia del acuerdo marco: “Este acuerdo sienta las bases para construir una relación de respeto, sin intromisiones, respetando la legislación nacional. Es una muestra (la promulgación) del Gobierno boliviano de querer construir una relación sin injerencias, transparente, honesta y sincera con Estados Unidos”.

El traslado de armas en un vehículo de la Embajada de Estados Unidos, de Trinidad a Santa Cruz, desató un nuevo roce entre ese país y Bolivia. El Ejecutivo dijo que la acción puso en riesgo la seguridad del Estado; la embajada estadounidense, por su lado, negó que haya habido irregularidades.

El automóvil diplomático, con matrícula 27-MI-30, fue detenido el martes alrededor de las 05.00, en Trinidad (Beni), cuando era usado para transportar tres escopetas calibre .12, un revólver calibre .38 y 2.350 cartuchos. También se encontró tres equipos de comunicación y una computadora. El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, aseguró que el traslado de esas armas viola la Convención de Viena. El hecho se produjo un mes después de la firma de un convenio bilateral entre La Paz y Washington por el cual se avanzó hacia la reposición de embajadores.

Pese al anuncio de crear un ambiente de confianza, el 18 de marzo el presidente Morales lamentó que Estados Unidos “siga molestando” y advirtió con cerrar la embajada estadounidense. EEUU pidió que el tema del traslado de armas sea resuelto mediante canales diplomáticos. El vicecanciller Juan Alurralde anunció el envío de una queja formal.