La Paz. El presidente de Bolivia, Evo Morales, promulgó en la noche de este lunes una ley de tránsito a un régimen de autonomías regionales que incluye una norma para suspender a corto plazo a tres gobernadores opositores a su gobierno.

Tras una presentación formal de reconsideración de la ley aprobada el domingo, la oposición había logrado posponer la promulgación de la norma que debió realizarse la mañana del lunes.

La reconsideración fue sometida por la tarde al pleno de la Cámara de Diputados y no obtuvo los dos tercios necesarios para su trámite, en una sesión que apenas duró un minuto.

"Decirle al pueblo boliviano: misión cumplida con nuestra promesa electoral. Ahora desde el momento en que tomen posesión los gobernadores y asambleístas departamentales empieza la nueva era para Bolivia: un estado plurinacional con autonomías", dijo Morales en el presidencial Palacio Quemado.

La oposición rechaza la ley de transición, porque ésta autoriza la suspensión de los gobernadores regionales electos el pasado 4 de abril, si las investigaciones judiciales que enfrentan por múltiples denuncias de corrupción avanzan a la etapa de una acusación formal aprobada por un juez.

Esta situación afecta a los tres gobernadores opositores de los departamentos de tierras bajas de Santa Cruz, Tarija y Beni, a diferencia de los seis gobernadores oficialistas, que son recién llegados a los liderazgos regionales.

El espinoso proceso de instalación de gobiernos regionales autónomos es parte de los cambios impulsados por Morales desde que asumió como presidente en el 2006.

Desde aquella fecha, Morales, un cercano aliado del presidente venezolano Hugo Chávez, nacionalizó empresas de hidrocarburos, electricidad, minería y telecomunicaciones; además, estrenó una una nueva Constitución.

Oposición se resiste. Parlamentarios de la oposición alzaron su voz de protesta contra la ley transitoria al acusarla de inconstitucional por, supuestamente, orquestar un complot contra los gobernadores opositores.

"Sabíamos que el pleno tenía la opción de reflexionar (sobre la ley) de reconsiderarla o de aplanar (aprobar sin consultar las consideraciones de la minoría opositora) y por lo visto actuaron por la segunda. La práctica más utilizada por esta bancada del Movimiento Al Socialismo (MAS) es aplanar", dijo el diputado opositor, Jaime Navarro.

Sin embargo, Morales advirtió que únicamente deben temer a la ley quienes "van a robar".

"Gobernadores electos: si no tienen en la mente robar, deben quedarse tranquilos y felices y no tienen porqué temer a esta ley. Pero si alguien ha robado o va a robar, por su puesto que debe tener miedo y protestar", dijo Morales.

Anticipándose a la ley de transición, el gobernador electo de Santa Cruz, Rubén Costas, juró simbólicamente, de rodillas y con una biblia en la mano, durante una protesta realizada el pasado viernes.

"Me importa un bledo la ley de transición", exclamó el líder cruceño, anunciando que no jurará como gobernador ante el presidente Morales, como dispone la ley en trámite.

El presidente de la Cámara de Diputados, el oficialista Héctor Arce, dijo el domingo que la ley de transición "abre paso a la autonomía como debe ser, por vía legal y constitucional", en alusión a ilegales estatutos autonómicos llevados a referendos hace dos años por los ahora gobernadores opositores electos.