La Paz. El presidente de Bolivia, Evo Morales, dijo este lunes que decidió proponer a Naciones Unidas que declare "derecho humano universal" al acceso al agua potable, como parte de la lucha por la preservación del planeta y la vida humana.

El mandatario indígena boliviano, conocido por su defensa del medio ambiente, afirmó que esa declaración daría respaldo político a las acciones necesarias para llevar agua potable, en condiciones de servicio y no de negocio, a los más de 1.000 millones de humanos que actualmente no la reciben.

"No puede haber vida sin agua, y sin vida no existen derechos humanos y no existen derechos de la Madre Tierra", dijo Morales en una conferencia de prensa con motivo del Día Mundial del Agua, que se celebraba el lunes.

Tras llegar al poder en 2006, Morales creó un Ministerio del Agua y logró luego que el agua potable otros servicios básicos, como la electricidad y las telecomunicaciones, sean incorporados en la categoría de derechos humanos reconocidos por una nueva Constitución vigente desde el 2009.

"Proponemos declarar el acceso al agua potable y al saneamiento básico como un derecho humanos universal a fin de que tanto los estados cono el sistema de Naciones Unidas promuevan el respeto a este derecho y aseguren a través de medidas progresivas su reconocimiento y aplicación universales y efectivos", dijo el gobernante izquierdista.

Morales espera que la propuesta boliviana sea debatida en el segundo semestre de este año en el próximo período de sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas.

"Mi pedido a los movimientos sociales del mundo (es) convencer a los estados para que Naciones Unidas apruebe" la declaración, dijo.

Agregó que espera también que la propuesta sea respaldada en una conferencia mundial alternativa sobre el calentamiento global y los derechos de la madre tierra que se realizará en abril en la ciudad boliviana de Cochabamba.