Mientras el presidente de Bolivia, Evo Morales, confirmó este sábado que cuatro países ( Venezuela, Chile, Argentina y Brasil) ayudarán a Bolivia a sofocar los incendios, el director de Bosques, Cliver Rocha, advirtió que los focos de calor podrían batir un récord este 2010.

A su llegada de Corea del Sur, Morales expresó su preocupación por los focos de calor que se incrementan en diferentes regiones del país. Informó que la próxima semana Chile enviará aviones o helicópteros hidrantes para apagar los incendios en los departamentos de Santa Cruz, Beni, Pando, Tarija y otras zonas.

De igual manera agradeció el interés mostrado por los gobiernos de Venezuela, Argentina y Brasil para cooperar a Bolivia. No obstante, señaló que "el Estado tiene que equiparse. Es necesario empezar a invertir recursos económicos de emergencia del Tesoro para adquirir aviones, helicópteros y otros materiales que permitan enfrentar estos desastres".

Por su parte, Rocha estimó que este año los focos de calor podrían superar los registrados el año 2004, que llegaron a 50.000, en una superficie de 6.000.000 de hectáreas.

Los focos de calor hasta el lunes 23 sumaban 34.300, en una superficie de dos millones de hectáreas. “Septiembre es el mes donde se endurece el fuego, lo que significa que esta cifra podría ser superada", indicó. Rocha sostuvo que los datos muestran que Santa Cruz es el que registra más focos de calor. 

Continúa humareda y suman focos de calor. La disminución de focos de calor en el departamento de Santa Cruz es mínima, por lo que continúa la humareda.

Según la responsable del Sistema de Alerta Temprana, Nancy Tito, el jueves 26 de agosto se tenían registrados 636 focos de calor, mientras que el viernes 27  la cifra bajó a 626. “Significa que hay una disminución, pero es en muy poca cantidad”, dijo.

Tito explicó que las zonas más complicadas son el norte integrado del departamento San Ignacio de Velasco, Roboré y Puerto Suárez.

“Los mayores incidentes que se han registrado han ocurrido en la localidad de Carmen Rivero Torres y Puerto Suárez, donde hay asentamientos menonitas y extranjeros, como brasileños, que han habilitado tierras para la producción”.