“Lamentablemente desde Estados Unidos, desde los distintos gobiernos, el narcotráfico es (utilizado) como un instrumento de control político de Latinoamérica y del mundo, detrás de la lucha contra el narcotráfico hay intereses de carácter geopolítico”, señaló.

El Departamento de Estado del gobierno estadounidense envió este jueves al Congreso de ese país su informe anual sobre la lucha contra el narcotráfico, en el que reprueba a Bolivia y Venezuela, países críticos con esa administración, porque considera que “han fracasado manifiestamente en cumplir los compromisos internacionales de control de narcóticos”.

Morales respondió que su gobierno combate el narcotráfico sin ningún tipo de cooperación externa y aún así ha conseguido logros importantes tanto en interdicción como en erradicación de coca. “Casi sin cooperación (internacional) hacemos esfuerzos por combatir el narcotráfico”.

Factor DEA. En su informe, EEUU considera que los bajos resultados en la lucha antidroga en Bolivia se deben a la expulsión de la DEA el 2008. “La capacidad de Bolivia de identificar, investigar y desmantelar las organizaciones narcotraficantes sigue estando considerablemente disminuida desde la expulsión del personal de la DEA”, señala.

Sobre este tema, el Presidente boliviano descartó una vez más cualquier posibilidad de retorno de esa agencia, al menos entretanto él se encuentre al mando del país. Dijo que cuando la DEA operaba en Bolivia intentó eliminar a dirigentes sindicales y de partidos de izquierda con la “excusa” de controlar el narcotráfico.

“Quiero reafirmar: mientras sea Presidente será respetada la dignidad y la soberanía del pueblo boliviano y la DEA no volverá a Bolivia, todo por la dignidad y la soberanía del pueblo boliviano". Evo Morales.

“Quiero reafirmar: mientras sea Presidente será respetada la dignidad y la soberanía del pueblo boliviano y la DEA no volverá a Bolivia, todo por la dignidad y la soberanía del pueblo boliviano. La DEA protegía y conocía esa gran industria de cocaína en Huanchaca; desde ahí financiaba las contras en Nicaragua”, afirmó Morales.

Criticó también a los legisladores de oposición que piden el regreso de esta agencia al país. “¿Quieren que vuelvan uniformados extranjeros a comandar a la Policía Boliviana y a las Fuerzas Armadas? No lo vamos a permitir”, afirmó. En noviembre del 2008, el Gobierno expulsó a la DEA tras ser acusada por Morales de conspiración contra su gobierno. El Mandatario también relacionó a esta agencia con el denominado intento de golpe de Estado “cívico-prefectural” el 2008.

Según Morales, la DEA también financió a radicales que en ese entonces bloquearon aeropuertos para impedir su aterrizaje en algunas ciudades. Para esta gestión, Estados Unidos redujo la cooperación antinarcóticos de 42 millones de dólares a 20 millones. La ayuda norteamericana bajó desde que el Gobierno de Evo Morales asumió el poder el 2006.

Sobre el último informe que presentó la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), en el que observó el aumento de cultivos de coca en Bolivia, el Primer Mandatario destacó que “por primera vez ya estamos sobre mil hectáreas (erradicadas), así demostramos que se está combatiendo con el narcotráfico”.