El presidente de Bolivia, Evo Morales, se mostró este martes partidario de una pausa en las conversaciones bilaterales con Chile, tendientes a acercar la posibilidad de una salida al mar soberana.

Si bien este martes Morales afirmó con fuerza que la reivindicación marítima sigue siendo una demanda presente, en un claro mensaje a la nueva administración chilena de Sebastián Piñera, más tarde suavizó sus palabras y reconoció que "en este momento es difícil exigir una reunión bilateral con el nuevo presidente de Chile, con tanta tarea de cuestión humanitaria, de reconstrucción de Chile, y siguen los temblores", según publica La Razón.

“Chile debe reconstruir su país y cualquier otra cosa que tiene que ver con países limítrofes, como es el caso de Bolivia, seguramente tendrá su momento; éste no creo que sea el mejor momento y seguramente la prioridad es la reconstrucción”, admitió Morales.

Un día antes, el gobierno boliviano había planteado a Chile la necesidad de retomar la agenda de diálogo de 13 puntos, donde se incluye la demanda marítima.

El diseño de la agenda bilateral de 13 puntos se realizó cuando Michelle Bachelet era la presidenta de Chile, sin embargo, en el tema de retorno al mar no se registraron avances significativos.

La agenda contempla el desarrollo de la confianza mutua, la integración fronteriza, el libre tránsito, la complementación económica y el tema de las aguas del Silala, entre otros puntos clave.