La Paz. En una reunión con los dirigentes de la Federación de Campesinos Túpac Katari, el presidente de Bolivia, Evo Morales, se comprometió a analizar las denuncias de corrupción presentadas contra cinco ministros. El gobierno, no obstante, descartó el cambio de ministros.

Luego de tres horas y media de reunión en un hotel de la zona de Mallasa, el viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, César Navarro, informó que durante el fin de semana se revisarán los documentos presentados por los campesinos, aunque restó valor a las “pruebas”.

“Antes de ver a quién afecta, debemos diferenciar entre denuncia y calumnia. Han presentado una serie de fotocopias de papeles que deben ser debidamente analizados, y para ello se está instalando una mesa de trabajo con el ministro de la Presidencia, para el día sábado y domingo”, explicó.

Entretanto, el titular de la Presidencia, Óscar Coca, aseguró que ningún ministro será destituido. “La destitución de ministros queda descartada”, insistió.

El lunes 13 se llevará adelante una segunda reunión entre los campesinos y el presidente, en Palacio de Gobierno, para evaluar los resultados de los análisis de “las fotocopias” presentadas por los campesinos en contra de los ministros cuestionados.

En la reunión con los campesinos de La Paz también se trató las demandas de desarrollo. Navarro sostuvo que el plan de desarrollo se analizará el fin de semana. “Nos parece importante y muchos puntos están contemplados en el plan del Gobierno nacional. Son proyectos que tienen que generar desarrollo en responsabilidad compartida”, explicó después de la reunión.