El presidente Evo Morales asumió este sábado la responsabilidad del desbloqueo de la vía a Caranavi, entre el 7 y 8 de mayo, y respaldó al ministro de Gobierno, Sacha Llorenti, sobre quien pesan cuestionamientos por el operativo policial que originó la muerte de Mario Hernani y David Calizaya.

“La decisión que se tomó sobre el desbloqueo, fue una decisión institucional con el gobierno nacional (...) evitamos cualquier confrontación, ustedes recordarán que los mineros querían salir a desbloquear y con los transportistas ya había enfrentamiento”, justificó Morales.

El mandatario arribó por la mañana a El Alto procedente de Corea del Sur, a donde viajó a cerrar acuerdos comerciales, y donde dio una conferencia de prensa en la Base Aérea Militar alteña. Allí, Morales ratificó su confianza en el Ministro de Gobierno, a quien calificó como un “compañero de mucha confianza, compañero de lucha y compromiso”.

Durante la semana, la acción de la Policía en Caranavi, que depende del Ministerio de Gobierno, fue cuestionada por los informes de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (APDHB) y del Defensor del Pueblo. El saldo de la intervención fue de dos muertos y 20 heridos.

Los dos informes también responsabilizan a la Policía Nacional por el uso de la violencia y armas de fuego en el desbloqueo, lo que causó la reacción del comandante general de la Policía, general Óscar Nina.

Nina, el jueves 26, en una conferencia de prensa, rechazó las conclusiones de las investigaciones y descalificó ambos informes porque considera que se basan en supuestos y no en hechos concretos.

Asimismo, acusó a uno de los abogados de la APDHB, Jorge Quiroz, de ser un ex policía peruano con antecedentes en el narcotráfico. Ayer, el Primer Mandatario aseguró que en su gobierno nunca se instruyó el uso de armamento para acabar con la vida, y que el Órgano Ejecutivo rogó por el diálogo en Yungas.

Morales también explicó que hubo presión desde la APDHB por iniciar el desbloqueo de la carretera hacia Caranavi, que dejó aislada a esa localidad yungueña por 12 días. De la misma forma, pidió a la APDHB y al Defensor del Pueblo indagar el uso de armas durante el operativo, tras argumentar que también existieron policías heridos.

El Mandatario también denunció que se tienen pruebas, como documentación y fotografías, de funcionarios de la embajada americana reunidos con dirigentes de Caranavi, a los cuales se habría financiado las protestas, que empezaron el 26 de abril con el pedido de la instalación de una procesadora de cítricos en Caranavi y no en Alto Beni.

Bloqueo. El 26 de abril, pobladores de Caranavi bloquearon la vía principal en demanda de la instalación de una procesadora de cítricos.

Entre el 7 y 8 de mayo la Policía desbloqueó la vía tras violentos enfrentamientos en el lugar.