Nueva York. El exabogado personal del presidente estadounidense Donald Trump, Michael Cohen, testificó este martes que el entonces candidato le ordenó cometer un delito, al organizar pagos antes de las elecciones presidenciales de 2016 para silenciar a dos mujeres que dijeron haber tenido relaciones con Trump.

Cohen, de 51 años, hizo las declaraciones al momento de reconocer su culpabilidad por ocho cargos en una corte federal en Manhattan, que incluyen evasión de impuestos, fraude bancario y violaciones de normas de financiamiento de campaña.

Cohen no mencionó a Trump en la corte, pero su abogado, Lanny Davis, dijo luego que se refería al mandatario.

"Hoy (martes) se presentó y atestiguó bajo juramento que Donald Trump le ordenó cometer un delito, a través del pago a dos mujeres con el propósito principal de influir en una elección", dijo Davis en un comunicado.

Agentes federales se habían apoderado de documentos y archivos de Cohen en abril que derivaron de un traspaso de la oficina de Mueller.

Los dos pagos buscaron silenciar a dos mujeres que dijeron haber tenido relaciones con Trump y se realizaron antes de las elecciones presidenciales de 2016. Uno fue por US$130.000 a la estrella porno Stormy Daniels y el otro por US$150.000 está vinculado a la exmodelo de Playboy Karen McDougal.

Trump ha negado que haya tenido aventuras con las mujeres. Su abogado Rudy Giuliani dijo que los pagos se hicieron para evitar la vergüenza a Trump y su familia y que no estaban relacionados con la campaña.

Cohen, uno de los socios más cercanos de Trump durante más de una década, dijo en el tribunal que acordó hacer pagos "con el propósito principal de influir en la elección" bajo la dirección de un candidato a un cargo federal.

"Trabajó para pagar por conseguir el silencio de dos mujeres que tenían información que él creía que sería perjudicial para la campaña de 2016 y para el candidato", dijo Robert Khuzami de la Fiscalía de Manhattan.

Khuzami dijo a reporteros que Cohen buscó recuperar dinero presentando facturas "falsas" por servicios legales a la compañía del candidato.

Cohen se declaró culpable a la misma hora en que un jurado federal en Virginia condenó al exjefe de la campaña de Trump, Paul Manafort, por ocho cargos de fraude fiscal y bancario y no revelar cuentas bancarias en el extranjero.