El resultado exitoso alcanzado ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya sobre el límite marítimo con Chile, fue producto de una política de Estado continuada por varios gobiernos democráticos, destacó el ex agente peruano ante dicho tribunal, Allan Wagner.

“Quisiera destacar algo que es muy importante para nosotros como país, que esto fue una política de Estado que fue ejecutada por varios gobiernos democráticos y con un sólido respaldo nacional, gracias a eso es que llegamos a este resultado”, indicó.

La CIJ de La Haya emitió un fallo el 27 de enero de 2014, que fijó la frontera marítima entre Perú y Chile, luego que el Perú presentara su demanda en 2008. El equipo jurídico del Perú ante la corte internacional estuvo conducido por el embajador Allan Wagner Tizón.

“Nosotros como equipo nos sentimos siempre muy respaldados, por saber que estábamos actuando sobre la base de esos dos grandes pilares, la política de Estado de los gobiernos y el apoyo de la opinión pública nacional”, subrayó en TV Perú.

En ese sentido, dijo que esta experiencia debe hacer reflexionar al país, para que la nación en su conjunto logre consensos en torno a importantes temas para su desarrollo.

“Yo creo que esto debe hacernos reflexionar, logramos un objetivo muy importante para nuestro país y preguntarse si es que igualmente no podemos desarrollar políticas de Estado y consensos nacionales en torno a otros temas importantes de la agenda nacional”, agregó.

Asimismo destacó que la demanda que presentó el Perú ante La Haya en 2008, “se trabajó profesionalmente cumpliendo los pasos que establece el derecho internacional”, tras recordar que era un caso complejo, pues en la época en que se firmaron los documentos “no estaban inmersos en una pauta clara del derecho internacional”, y por consiguiente estaban sujetos a interpretaciones.

“Lo que estaba muy claro para el Perú era que no existía un tratado que hubiera establecido un límite marítimo con Chile hasta las 200 millas”, subrayó.

Recordó que ante la negativa formal de Chile de iniciar negociaciones para establecer la frontera marítima, “se abre el camino” para aplicar el Pacto de Bogotá y llegar a la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

En el mes del primer aniversario del fallo de la CIJ de La Haya, el canciller Gonzalo Gutiérrez destacó que el resultado “fue un triunfo histórico para el Perú”, porque se reconoció sus derechos soberanos sobre el 75 por ciento del área total materia de la controversia sometida a la corte, y se amplió en más de 50.000 kilómetros cuadrados el dominio marítimo peruano.