El ex canciller de Chile durante el último año de la administración de la ex presidenta Michelle Bachelet, Mariano Fernández, respaldó el pedido boliviano de acceso soberano al mar, aunque aclaró que esa posibilidad es impedida ahora por el juicio que Perú propicia en La Haya contra su país, también por un diferendo limítrofe.

Jefe de la diplomacia chilena durante el mandato de Michelle Bachelet, el ex funcionario reveló su posición en un seminario universitario en Santiago y ratificó ayer esa postura en una conversación telefónica con La Razón.

“La opinión mía es que hay que dar (a Bolivia) una salida al mar soberana, pero que ahora está obstaculizada por la demanda en La Haya (entre Chile y Perú). Esto tiene que ser un proceso de cooperación y de integración, como lo hacíamos con los 13 puntos”, declaró.

Fernández dijo que el espacio soberano que Chile debería entregar a Bolivia está ubicado en el norte chileno, es decir, en la frontera con Perú. Perú y Chile protagonizan un litigio internacional en la Corte de Justicia de La Haya por un diferendo de límites marítimos, proceso judicial que se encuentra en la etapa final.

Cuestionamiento. Sin embargo, el ex canciller cuestionó la posición boliviana anunciada el 23 de marzo por el presidente Evo Morales. “Esto (el acceso soberano al mar) debería hacérselo mediante un proceso de integración y de cooperación, y no a través de tribunales internacionales”, afirmó.

En ocasión del Día del Mar, Morales adelantó que ante la falta de respuestas de parte de Chile, Bolivia acudirá a tribunales internacionales, a pesar de un diálogo bilateral —ahora en statu quo— sobre la agenda de 13 puntos concertada en julio del 2006 con el gobierno de Michelle Bachelet.

El anuncio molestó a su par chileno Sebastián Piñera, cuyo canciller Alfredo Moreno pidió a Bolivia elegir o el diálogo o la continuidad de los trámites ante tribunales internacionales.

Fernández fue designado el 16 de mayo de este año como representante especial de la Organización de Naciones Unidas para Haití. Trabajó en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile desde 1967. Entre 1974 y 1982 estuvo exiliado en Alemania. De regreso a Chile, en los gobiernos de la Concertación, que siguieron al régimen militar, fue embajador de su país en la Comunidad Europea (1990-1992), Italia (1992-1994), España (2000-2002) y el Reino Unido (2002-2004).

En marzo del 2009 fue nombrado ministro de Relaciones Exteriores por Bachelet, cargo que abandonó al finalizar la gestión, en marzo del 2010.

Fernández y cuatro ex cancilleres de la Concertación criticaron la política exterior que impulsa la administración de Piñera. A fines del 2010 afirmó que con Bolivia se había “avanzado” en el tema marítimo, pero culpó a Piñera de haber “interrumpido” las negociaciones. “Creo que es un error conceptual bastante serio”, dijo Fernández.

Bolivia y Chile mantienen un diferendo diplomático por la demanda boliviana de acceso soberano al mar y por el manantial Silala y el río Lauca, especialmente.

Lagos habló de Bolivia. Según el diario La Tercera de Chile, el ex presidente chileno Ricardo Lagos sostuvo una charla telefónica con el actual mandatario Sebastián Piñera. Ambos, según fuentes de la Presidencia de Chile, hablaron de la política exterior con Perú y Bolivia. Al concluir la charla acordaron intercambiar más criterios en un almuerzo que iba a realizarse ayer. Sin embargo, el ex dignatario mediante una carta le dijo a Piñera que la cita se iba a “prestar a equívocos” y decidió desistir de la invitación presidencial.

Bachelet no habló de soberanía con Morales. Según el ex canciller de Chile Mariano Fernández, en la gestión de Michelle Bachelet no se habló de soberanía en la agenda bilateral. Recalcó que la intención de ceder un espacio soberano a Bolivia es una postura personal.

La Razón le consultó si la soberanía fue tema de debate entre los gobiernos de Chile y Bolivia en el gobierno anterior. “No, no, sólo se habló del tema mar”, respondió. Calificó como un “importante avance” que en la agenda de los 13 puntos se haya incluido el tema mar.

El presidente Evo Morales, en abril del 2011, denunció que los gobernantes de Chile le hicieron perder tiempo en un proceso de acercamiento que no conducía a una solución a la demanda marítima con soberanía.

“En los cinco años de diálogo me di cuenta de que Chile sólo quiere hacer perder el tiempo. Cuando planteé por dónde será la soberanía, nada”, declaró en ese entonces el Primer Mandatario.