Las denuncias sobre un presunto caso de espionaje afectan la confianza entre Perú y Chile, así como la buena fe que debe existir en las relaciones bilaterales, manifestó el ex ministro peruano de Relaciones Exteriores Eduardo Ferrero Costa.

“Ha sido un hecho lamentable, por lo que estamos de acuerdo con la posición de rechazo y de enérgica protesta dado (por el Perú) a este acto”, afirmó, al considerar que el asunto debe investigarse en Chile y, de ser el caso, también sancionarse.

El jurista, quien defendió la causa peruana en el diferendo marítimo con Chile, pidió también distinguir entre este suceso y la conclusión del fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya sobre la fijación de la frontera marítima bilateral.

“La sentencia es definitiva y de cumplimiento obligatorio desde que fue dada a conocer por la corte, y fue ejecutada plenamente”, indicó en declaraciones a Radio Nacional.

En cuanto al envío de las coordenadas fronterizas a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el ex titular de Torre Tagle comentó que ese “es un trámite formal”.

“Está pendiente de efectuarse, pero eso no atañe al cumplimiento de la sentencia”, resaltó.

Ferrero Costa añadió que, a su juicio, el flujo de inversiones y de migración existente entre ambos países continuará, pese a estos hechos. "En vez de que estas se atenúen, se intensificarán", apuntó.

“Hay 150.000 peruanos en Chile, cuyas actividades aportan a la economía de ese país”, destacó.