Managua. El ex comandante sandinista de Nicaragua Jaime Wheelock urgió este jueves al presidente Daniel Ortega a renunciar a su cargo o bien retornar al diálogo "como un estadista" y negociar una solución política a la crisis que ha dejado unos 450 muertos en menos de cuatro meses.

En entrevista con el programa "Esta noche" del Canal 12 de televisión (privado), Wheelock cuestionó la ola de detenciones y enjuiciamiento de líderes sociales y participantes en las protestas iniciadas en abril pasado, lo que ha llevado a que miles emigren de Nicaragua.

"En otros países, por mucho menos de lo que ha pasado aquí los presidentes renuncian. Donde hay 500 muertos Ortega debe saber que una de las opciones que tiene es renunciar, si quiere actuar como un estadista y no destrozar el país", afirmó.

Wheelock, que junto a Ortega formó parte del directorio de nueve comandantes de la revolución sandinista (1979-1990), instó a "encontrar rápidamente puntos de consenso" entre el Gobierno y la oposición "para salir de la crisis sin más derramamiento de sangre".

"En otros países, por mucho menos de lo que ha pasado aquí los presidentes renuncian. Donde hay 500 muertos Ortega debe saber que una de las opciones que tiene es renunciar", afirmó Wheelock.

El Gobierno tiene "dos caminos: el de la confrontación que tenemos ahora, donde todo el que protesta es golpista, terrorista o delincuente, y el de reconocer que hay que ir al diálogo valientemente, saber negociar como estadista y buscar una salida política", dijo.

Daniel Ortega es "el presidente de todos los nicaragüenses y está obligado a buscar la paz y la estabilidad", insistió el exjefe guerrillero y sociólogo, hoy de 72 años, en el programa que fue transmitido en la noche del miércoles.

Wheelock criticó la aparición de grupos paramilitares con los que el Gobierno disolvió los retenes o barricadas de campesinos e impuso un virtual estado de sitio en las ciudades, y opinó que esas fuerzas operan porque Ortega no le ha dado orden al Ejército de desarmarlas.

Con respecto al diálogo, sostuvo que es "el único instrumento que existe" para empezar a resolver la crisis y destacó que la Iglesia católica ha jugado un papel de mediación "fundamental" y no debe ser sustituida, como han sugerido voceros oficialistas.

Destacó que la gran prioridad es buscar un acuerdo de paz y estabilidad, y después tocar otros temas que ahora "meterían ruido", como la organización de un gobierno provisional o el diseño de un plan de Gobierno.

La crisis comenzó el 18 de abril y ha dejado 450 muertos, 2.800 heridos y cientos de detenidos y desaparecidos, según ONGs de derechos humanos. El Gobierno sólo registra hasta la fecha 197 muertes.