París. El juicio de Manuel Noriega por cargos de lavado de dinero comenzó este lunes en París, con los abogados del ex dictador panameño argumentando que los procedimientos de extradición fueron ilegales y debería permitírsele volver a su país.

Los abogados de Noriega también señalaron que el acusado fue traicionado por las autoridades estadounidenses tras operar como un agente pagado por la CIA, e hicieron notar que se le había premiado con la Legion d'Honneur en la década de 1980 por el entonces presidente francés Francois Mitterrand.

"Fue abandonado por los estadounidenses, porque estuvo en la nómina de la CIA por años, porque llevó a cabo un número de misiones altamente importantes para ellos como la liberación de rehenes", dijo el abogado defensor Olivier Metzner a la prensa en el juicio de tres días en París.

El argumento era parte de una estrategia destinada a mostrar que el ex hombre fuerte de la región era víctima de la maquinación política de sus antiguos aliados.

Noriega ayudó a financiar a la Contra nicaragüense, un grupo rebelde apoyado por Estados Unidos, antes de ser descartado por Washington por volverse demasiado poderoso, indicó Metzner.

El ex general de 76 años enfrenta una sentencia de prisión de 10 años en Francia, luego de ser condenado en ausencia en 1999 por lavado de dinero de cárteles de la droga colombianos, con quienes se piensa forjó lazos estrechos.

Noriega se abrió camino en el Ejército panameño y mantuvo un fuerte control en el poder antes de ser derrocado en una invasión estadounidense en 1989.

Conexión de cocaína. Durante el gobierno de Noriega, Panamá se convirtió en una gran plataforma para la distribución de la cocaína de los cárteles de droga colombianos, con remesas por miles de millones de dólares destinadas directamente al entonces dictador.

El ex líder llegó a París a fines de abril tras ser extraditado desde Estados Unidos, donde estuvo en prisión tras ser condenado en 1992 por tráfico de drogas, lavado de dinero y chantaje.

Enfundado en un traje azul y una corbata roja, un canoso Noriega mostraba una apariencia encorvada durante su aparición en la corte el lunes.

Hubo un momento de confusión cuando el acusado se identificó y dio una fecha de nacimiento errada, antes de corregirse y decir 1 de febrero de 1934.

En Francia, se sospecha que canalizó 1,5 millones de euros (1,85 millones de dólares) a cuentas bancarias francesas a fines de la década de 1980, y emplear fondos ilícitos para adquirir tres lujosos departamentos en París.

Su esposa Felicidad, también condenada en ausencia en 1999, está acusada de mantener 3 millones de euros en cuentas francesas.

Noriega sostiene que el dinero en Francia es de su hermano, parte de la fortuna personal de su esposa, o fue colocado en las cuentas bancarias por la CIA a fin de minar a su persona.

Los abogados defensores argumentaron que su extradición a Francia era ilícita y que como prisionero de guerra -estatus que le garantizó Estados Unidos- las cortes francesas no tienen jurisdicción para juzgarlo.

Las autoridades panameñas también entregaron un pedido de extradición, y en el caso de volver a su país, Noriega enfrenta una pena máxima de 20 años de cárcel por diversos crímenes.