Las afirmaciones del presidente Donald Trump de que el FBI tenía problemas y no estaba bien liderado son "pura y llanamente mentiras", afirmó este jueves el ex director del organismo James Comey al inicio de su comparecencia ante la Comisión de Inteligencia del Senado en Washington.

Comey rechazó  calificar las órdenes que recibió del presidente de EE.UU., Donald Trump, como "obstrucción a la Justicia", pero sí las consideró muy "perturbadoras y preocupantes".

"Estaba honestamente preocupado por el hecho de que él pudiera mentir sobre la naturaleza de nuestro encuentro", dijo el ex director del Buró de Investigaciones (FBI) durante su esperada audiencia ante el Comité de Inteligencia del Senado estadounidense.

En su comparecencia ante el Comité de Inteligencia del Senado, Comey dejó en manos del fiscal especial designado para la investigación de la posible injerencia rusa en las elecciones de 2016, Robert Mueller, determinar si Trump incurrió en alguna falta al pedirle "lealtad" y que "dejara pasar" sus pesquisas sobre el exasesor de seguridad de la Casa Blanca Michael Flynn.

"Simples y llanas mentiras". Aseguró que la Administración del presidente estadounidense, Donald Trump, dijo "simple y llanamente mentiras" en relación con su despido.

Ante el Comité de Inteligencia del Senado, Comey, destituido el pasado 9 de mayo de manera fulminante por Trump, señaló que el Gobierno vertió sobre él "mentiras" que siente que "el FBI haya tenido que oír".

El exdirector del FBI explicó que documentó sus encuentros a solas con el presidente de EE.UU., Donald Trump, porque temía que después este "mintiera" sobre el contenido de sus conversaciones.

"Estaba honestamente preocupado por el hecho de que él pudiera mentir sobre la naturaleza de nuestro encuentro", dijo el ex director del Buró de Investigaciones (FBI) durante su esperada audiencia ante el Comité de Inteligencia del Senado estadounidense.