México. Ángel Aguirre Rivero, ex gobernador del estado mexicano de Guerrero, renunció al Partido de la Revolución Democrática (PRD) y se puso "a disposición" de las autoridades para que lo investiguen, después de la detención de su hermano como sospechoso de desvío de fondos públicos.

En una carta enviada al presidente del PRD, Carlos Navarrete, Aguirre dijo haber tomado la decisión para desvincular al partido izquierdista de cualquier responsabilidad por su actuación en el Gobierno de Guerrero (sur).

"Me pongo a disposición de las autoridades federales y estatales para que se me investigue de cualquier hecho que se me impute, como ha sucedido desde el primer día en que solicité licencia sobre los lamentables hechos acontecidos en la ciudad de Iguala", dijo Aguirre en la carta, reproducida esta noche por medios locales.

El ex gobernador aseguró que afrontará cualquier acción en su contra "con dignidad y entereza" e indicó que no se va a esconder ni a salir del país.

"Lo único que exijo a las autoridades es justicia pareja y estricto apego a derecho", dijo.

Aguirre pidió excedencia como gobernador de Guerrero en octubre del año pasado a raíz de la crisis política que estalló con la vinculación del hoy ex alcalde de Iguala, José Luis Abarca, postulado por el PRD, en la desaparición de 43 estudiantes de una escuela rural para maestros en septiembre de 2014.

Este miércoles, nueve personas, incluido Carlos Mateo Aguirre, hermano del ex gobernador, fueron puestas a disposición de un tribunal federal como sospechosas de operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Los nueve, detenidos el martes por fuerzas federales en distintos puntos de Guerrero, presuntamente recibieron recursos del erario público estatal y federal a través de empresas que tenían contratos de obra pública, sin estar vinculados con esas compañías.

El monto de los recursos desviados entre enero de 2012 y septiembre de 2014 asciende a 287 millones 12.594 pesos (US$19,16 millones).