Washington. Paul Manafort, ex jefe de campaña de Donald Trump y su ex socio comercial Rick Gates, se entregaron este lunea a las autoridades del FBI para cumplir con una orden de arresto en el marco del Rusiagate, acusados de "conspiración contra Estados Unidos" entre un total de 12 cargos aprobados por un gran jurado federal en Washington el pasado viernes.

El escrito de acusaciones hecho público este lunes detalla que entre los cargos figuran "conspiración para lavar dinero", así como realizar "declaraciones falsas y engañosas" y no presentar información financiera y de cuentas bancarias en el extranjero.

El diario The New York Time informó este lunes acerca de la orden de arresto contra Manafort y Gates, y la cadena CNN detalló en horas de la mañana que el ex jefe de campaña del presidente Trump abandonó la casa a las afueras de Washington a primera hora y sus cámaras mostraron cómo se entregó al FBI.

Paul Manafort se declaró culpable de haber mentido en su declaración sobre el Rusiagate tras haberse entregado al FBI, por la causa que investiga la presunta injerencia de Rusia en los últimos comicios en el país norteamericano.

El pasado viernes se conoció la aprobación, por parte de un gran jurado en Washington, de los primeros cargos dentro de la investigación encabezada por el fiscal especial Robert Mueller. Una fuente reveló que Gates ya había arreglado un acuerdo para entregarse.

Mueller fue designado el pasado mayo para liderar la investigación del Departamento de Justicia sobre el supuesto trabajo conjunto entre el Kremlin y asociados a la campaña presidencial de Trump.

Los investigadores se han concentrado en asociados a la campaña como Manafort, cuya residencia fue allanada en julio en busca de registros fiscales y de cuentas bancarias internacionales; y  el ex asesor de seguridad nacional Michael Flynn, quien se vio obligado a renunciar en febrero después de que funcionarios de la Casa Blanca dijeron que los había engañado con respecto a sus conversaciones con el embajador ruso en los Estados Unidos.

Antes de dirigir la campaña electoral de Trump durante unos meses, Manafort trabajó para un multimillonario con el fin de beneficiar al gobierno del presidente ruso, Vladímir Putin, y también hizo negocios irregulares con prorrusos en Ucrania.

La investigación de Mueller también cubre las finanzas y negocios familiares del presidente y busca determinar si Trump incurrió en obstrucción de la justicia cuando despidió en mayo al entonces director del FBI, James Comey, quien lideraba el caso de la trama rusa.

* Con información de Télam y DW.