Buenos Aires. Una dura crítica al estado de la política argentina lanzó Alberto Fernández, quien ejerció como jefe de gabinete durante los gobiernos de la actual presidenta, Cristina Fernández, y su antecesor, Néstor Kirchner.

En entrevista con el diario La Nación de Buenos Aires, Fernández asegura que es necesario impulsar una renovación de la política argentina y que, en tal sentido, resulta inconveniente que a las próximas presidenciales se presenten dirigentes como Kirchner o Eduardo Duhalde.

"No sé si Kirchner va a ser candidato. Creo que lo mejor que puede hacer es buscar una alternativa para 2011", afirmó el ex ministro, otrora uno de los más cercanos al matrimonio presidencial argentino.

"Detesto a los que primero hablan de candidaturas y después arman un plan. Tenemos que poner en el escenario de la política a otra generación de argentinos. Nos hemos fogueado en el manejo de la cosa pública y necesitamos entrar para desplazar a la generación de los años 70 que piensa que la política es un juego de amigos y enemigos”, afirmó.

Según el dirigente, "el peronismo necesita indefectiblemente poner una generación de reemplazo", que estaría representada por él, Juan Manuel Urtubey, Jorge Capitanich, Sergio Urribarri o Daniel Scioli.

Consultado si estaba dispuesto a ser candidato presidencial, el dirigente enfatizó que  "el candidato de 2011 no lo conocemos todavía” y que “este va a ser un año muy complejo".

Fernández afirmó que si bien Kirchner "ha sido el  mejor presidente que la democracia tuvo”, a su juicio "lo mejor que podría hacer es buscar una alternativa (presidencial)”.

En el mismo sentido, estimó que Cristina Fernández será recordada por refundar el sistema previsional y levantar al país de la cesación de pagos, pero su mayor problema radica en las formas.

"Todo se hace con una virulencia, con un nivel de ruptura y macartismo inaguantable”, afirmó.