Brasilia. La ex ministra de Cultura de Brasil Marta Suplicy acusó de alegada corrupción a su sucesor, Juca Ferreira, designado para ese cargo por la presidenta Dilma Rousseff al iniciar su segundo mandato, informaron este lunes fuentes oficiales.

La Contraloría General confirmó que recibió diversos documentos remitidos por Suplicy, quien fue ministra de Cultura hasta diciembre pasado, en los que pide investigar unas supuestas irregularidades cometidas por Ferreira cuando fue responsable de esa cartera entre 2008 y 2010, durante el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva.

En concreto, Suplicy se refiere a contratos firmados durante la anterior gestión de Ferreira por el Ministerio de Justicia y la Cinemateca Brasileña, que tiene sede en Sao Paulo, por un valor de unos 110 millones de reales (US$41,5 millones al cambio actual).

Rousseff, reelegida en octubre pasado y quien inició su segundo mandato el 1 de enero, volvió a designar a Ferreira como ministro de Cultura en lugar de Suplicy, quien en las últimas semanas ha hecho duras críticas a la mandataria.

En una entrevista con el diario O Estado de Sao Paulo, publicada este domingo, Suplicy reiteró su malestar y aseguró que Rousseff "fracasó" en su primera gestión, por lo que el Partido de los Trabajadores (PT) "no debería" haber apoyado su reelección.

Suplicy, dirigente histórica del PT, que ha sido ministra de Turismo y de Cultura, alcaldesa de Sao Paulo y ocupa un escaño en el Senado, también sostuvo que el partido "cambia o se acaba", en una alusión a los escándalos de corrupción en que se ha implicado esa formación en los doce años que lleva en el poder.

"Cada vez que abro un diario quedo perpleja y me pregunto si ese es el partido que ayudé a fundar", declaró Suplicy.

Ferreira, quien este lunes asumió formalmente el cargo, informó a través de su despacho de que no se pronunciará sobre el asunto y, al tomar posesión, tampoco hizo ninguna alusión a su antecesora.