El ex ministro de Salud, Jaime Mañalich, desmintió que durante el periodo en que fue director de la Clínica Las Condes (1995-2010) se haya practicado algún aborto, refiriendo a las declaraciones de la ex titular de la cartera, Helia Molina, quien manifestó que en algunas clínicas, familias conservadoras chilenas han hecho abortar a sus hijas.

“Yo soy completamente contrario al aborto, no quiero dejar ninguna duda sobre, y durante los 14 años que fui director de una de estas clínicas aludidas (Clínica Las Condes) me preocupé de advertirle a cada médico de que si practicaba algún aborto iba ser denunciado a la justicia y además una auditoría sistemática de que toda niña o mujer que llegaba por un raspado uterino o cualquier cosa que podría ser en realidad un aborto requería una ecografía hecha en la clínica por un doctor de la clínica para certificar que dentro de ese útero no hubiese un feto vivo”, expresó Mañalich en entrevista a radio Cooperativa.

Agregó que “niego que haya sido una práctica en la Clínica Las Condes, no puedo hablar por las demás clínicas”.

El ex ministro afirmó que “en Chile hay un esfuerzo por inflar las cifras de aborto, se señala que son más de 100 mil, cosa que es completamente falsa. En Chile evidentemente existen abortos, pero estos deben ser del orden de 14 mil y sólo una minoría de estos son quirúrgicos”.

“Pone el tema en el tapete de una forma inadecuada”. Respecto a las expresiones de Helia Molina, consideró que “la entrevista, desde un punto de vista político, fue una verdadera metida de pata muy grande de la ex ministra. Ahí había una instrucción presidencial específica respecto a cómo manejar esta agenta, la ministra del Sernam estaba encargada de liderar el proyecto de aborto en las tres condicionantes, ella no había dicho nada, y en ese sentido la ex ministra se sale del marco impuesto por La Moneda, hace una declaración muy explosiva y pone el tema en el tapete en una forma inadecuada”.

“Esto debe haber generado una molestia extrema dentro del gobierno, en particular en la ministra del Sernam”, añadió.

En su opinión, “ella ha realizado una denuncia, como quien escucha en tecito de señoras, de que se practican abortos en determinadas instituciones y no tiene la capacidad de denunciar ante la justicia, teniendo la obligación de hacerlo, porque estamos hablando de lo que hoy día es un delito”.