Buenos Aires. La expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner dijo este martes que no ve que haya garantías institucionales para los comicios legislativos del 22 de octubre, donde la líder de centroizquierda busca llegar al Senado y derrotar al Gobierno en un distrito clave.

En las primarias de agosto pasado, Fernández -que retorna a la política tras dejar el poder en 2015- ganó por una diferencia mínima ante el candidato oficialista a senador en la provincia de Buenos Aires. Pero el Gobierno tardó dos semanas en difundir el resultado final, lo que alentó denuncias de irregularidades. 

El presidente argentino, el liberal Mauricio Macri, busca conseguir un amplio apoyo en los comicios de octubre para seguir con las reformas de libre mercado, que han entusiasmado a los inversores tras años de políticas populistas durante los gobiernos de Fernández entre 2007 y 2015.

Según dos sondeos publicados el domingo, el oficialismo encabeza ahora la intención de voto en la provincia de Buenos Aires, donde vive casi el 40% de los argentinos.

"Es más que evidente que hay un deterioro de las garantías electorales grave en la República Argentina", dijo la candidata a senadora por el partido Unión Ciudadana en una conferencia de prensa.

El presidente argentino, el liberal Mauricio Macri, busca conseguir un amplio apoyo en los comicios de octubre para seguir con las reformas de libre mercado, que han entusiasmado a los inversores tras años de políticas populistas durante los gobiernos de Fernández entre 2007 y 2015.

En la conferencia del martes, Fernández -que obtendrá una banca en el Senado aunque sea derrotada- dijo que es víctima de una campaña de desprestigio y acusó al Gobierno de usar a los jueces para impulsar las demandas que tiene en su contra, varias de ellas por supuesta corrupción.

"Esta política está dirigida, avalada o al menos autorizada por el mismo presidente de la República Argentina, el señor Mauricio Macri, y creo que tiene como objetivo un uso ilegítimo de los recursos y los poderes del Estado", dijo la exmandataria.