Río de Janeiro. El ex presidente y actual senador brasileño Fernando Collor de Mello fue acusado por la Procuradoría General de haber obtenido al menos US$7,5 millones de la trama de corrupción que desvió miles de millones de dólares de la petrolera estatal Petrobras.

Según un informe que la Procuraduría General envió al Tribunal Supremo Federal y que fue divulgado hoy, Collor de Mello recibió el dinero a través de un "sofisticado esquema de blanqueo de capitales" en el que participaron algunas empresas de su propiedad y otras en las que participa como socio.

Collor de Mello, senador por el Partido Laborista Brasileño (PTB),  fue presidente de Brasil entre 1990 y 1992, cuando se vio forzado a dimitir por un escándalo de corrupción.

El ex mandatario es uno de los políticos que están siendo investigados por haber desviado unos US$2.000 millones de Petrobras en la última década.

Según la Fiscalía, algunas de las empresas usadas por Collor son ficticias, sin empleados ni actividades económicas comprobadas, de lo cual se deduce que sólo fueron usadas para "lavar el dinero" originado en la corrupción.

A mediados de julio, tanto las empresas como las oficinas y residencias de Fernando Collor de Mello ya fueron investigadas por agentes de la Policía Federal, que se incautaron de numerosos bienes y documentos que habrían agravado su situación.

En una de las residencias, la policía aprehendió un Ferrari, un Lamborghini y un Porsche, valorados en unos seis millones de reales (US$2 millones) y que, según la Fiscalía, fueron producto de la corrupción petrolera.