Río de Janeiro. El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva dijo este sábado que cumplirá con la orden de arresto en su contra por una condena a 12 años de cárcel por corrupción.

En sus primeras declaraciones tras el pedido detención en su contra, Lula agregó que la historia va a probar que la justicia estaba equivocada y que era inocente. Lula dijo que el juez mintió y por eso lo condenó, e instó al pueblo a seguir la lucha.

"Voy a cumplir con el mandato y cada uno de ustedes, todas las voces de aquí, se van a transformar en mí y van a hacer lo que tienen que hacer", dijo Lula a una multitud tras una misa en honor a su esposa fallecida en la sede de un sindicato metalúrgico en Sao Paulo, donde pasó las últimas dos noches.

Durante un discurso desde la sede del sindicato que lo vio nacer como líder antes de su consagración como una de las figuras políticas más populares de Brasil, Lula señaló: "Cuanto más me atacan, más cerca estoy del pueblo brasileño".

"La historia va a probar que ellos estaban equivocados, ustedes van a ver que salgo fortalecido de esto y que soy inocente", dijo Lula frente a sus fieles seguidores, algunos de los cuales acamparon la noche del viernes en las afueras del edificio sindical para apoyar a su líder.

Poco después de dar su discurso, Lula sintió un malestar y fue asistido por un médico, pero luego se recuperó, según informó la actual líder de su Partido de los Trabajadores (PT).

"Voy a cumplir con el mandato y cada uno de ustedes, todas las voces de aquí, se van a transformar en mí y van a hacer lo que tienen que hacer", dijo Lula a una multitud.

"Él ya está bien, fue el calor", dijo la presidenta del PT, Gleisi Hoffmann.

El juez federal Sergio Moro había dado a Lula plazo hasta este viernes por la tarde para entregarse a cumplir la sentencia, que podría terminar con las esperanzas del primer presidente de la clase trabajadora de Brasil de regresar al poder este año.

PT confirma pacto para entrega de Lula. Miembros del Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil, confirmaron que el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, condenado a más de 12 años de prisión en el marco del caso Petrobras, se entregará este sábado a la Policía Federal, tras incumplir el plazo fijado por la Justicia para entregarse el cual venció este viernes.

El senador Humberto Costa del PT afirmó a la prensa que la defensa de Lula y la Policía Federal pactaron la madrugada de este sábado la entrega del ex mandatario, que será después de una misa en homenaje a su fallecida mujer Marisa Letícia, que hoy cumpliría 67 años.

"No sé informar de los detalles, pero se entregará después de la misa", dijo Costa antes de entrar en la sede del Sindicato de los Metalúrgicos del ABC (como se conoce el cinturón metropolitano de Sao Paulo), en el municipio de Sao Bernardo do Campo, donde se encuentra Lula.

El ex mandatario pasó este sábado la segunda noche en la sede del Sindicato, donde empezó su carrera política como líder sindical, después de decidir no presentarse ante la policía en el plazo estipulado por la justicia, que vencía este viernes a las 17:00 horas (20:00 GMT).

Lula llegó la noche de este jueves a la sede del Sindicato donde ha permanecido desde entonces.

Miles de simpatizantes y seguidores rodean el inmueble donde se ubica el Sindicato, dificultando una posible entrada de la Policía Federal para cumplir la orden de prisión.

El año pasado, Lula fue condenado por el juez federal Sergio Moro, responsable en primera instancia del caso Petrobras, a nueve años y medio de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero en el marco de las investigaciones de la trama de corrupción en torno a la petrolera estatal.

Luego de que la defensa del ex mandatario presentó un recurso, el tribunal de apelaciones aumentó la condena contra Lula a finales de enero a 12 años y un mes de prisión.

El pasado jueves, el Supremo Tribunal Federal (STF) desestimó un recurso de "habeas corpus" presentado por la defensa del ex presidente, el cual solicitaba que Lula continuara en libertad mientras se agotan todos los recursos posibles en las instancias superiores.

La negación del recurso de "habeas corpus" ocasionó que el juez Moro emitiera una orden de detención de Lula.

El ex mandatario brasileño está acusado de haber recibido un departamento de la constructora OAS en el litoral del estado de Sao Paulo a cambio de favorecerla en contratos con Petrobras, acusaciones que Lula niega.

*Con información de Reuters y Xinhua.