Sao Paulo. El ex presidente de Brasil, Fernando Henrique Cardoso, del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), calificó el domingo al Gobierno del mandatario Luiz Inácio Lula da Silva como intransigente e intolerante, y comparó los sondeos con previsiones climáticas.

Cardoso acusó al Gobierno del Partido de los Trabajadores (PT) de no haber abierto un diálogo con la oposición en los últimos ocho años y dijo que el currículum de la candidata oficialista y ex jefa de Gabinete, Dilma Rousseff, era "malo".

"El Gobierno del presidente Lula se caracterizó por la intransigencia y por la intolerancia. Para ellos, uno es bueno y otro es malo. Y en el PSDB, malo soy yo", afirmó.

"Brasil necesita de puentes, y los puentes deben ser construidos. Por lo pronto, el PT y el presidente Lula fueron dinamitadores de puentes", añadió el ex mandatario, que fue aplaudido por decenas de electores cuando se dirigía a sufragar en el colegio Nossa Senhora do Sion, en el barrio de Higienópolis, en la región central de Sao Paulo.

El ex presidente comparó los sondeos electorales, que dan la victoria a Rousseff, con las previsiones meteorológicas, asegurando que son sujetas a cambios súbitos.

"No siempre los sondeos tienen la capacidad de captar lo que sucede en el final (de la elección)", declaró.

En los últimos sondeos para la segunda ronda de las elecciones, divulgadas el sábado, el candidato opositor José Serra, del PSDB, aparece con 10 puntos porcentuales por debajo de Rousseff.

Cardoso sostuvo también que el futuro presidente necesita tener una visión de la economía, sociedad, seguridad y medio ambiente, temas que pasaron lejos de la campaña presidencial.

"La población está cambiando, por eso tienen que cambiar varias políticas y nada de eso fue objeto de campaña", concluyó.