Río de Janeiro. El ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva negó que pretenda pedir asilo político en otro país si se decreta su prisión tras ser condenado en segunda instancia a doce años y un mes de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero en el marco del caso Petrobras.

"La palabra huir no existe en mi vida. Soy ciudadano brasileño y tengo orgullo de ser brasileño" , dijo Lula en una entrevista concedida a una radio de su estado natal de Pernambuco.

El exmandatario fue condenado el año pasado por el juez federal Sergio Moro a nueve años y medio de prisión por haber recibido supuestamente un apartamento a manos de la constructora OAS a cambio de favorecerla en contratos con la estatal Petrobras.

Tras presentar un recurso, el tribunal en segunda instancia aumentó el pasado 24 de enero la pena a doce años y un mes de prisión.

"La única cosa que quiero es que ellos prueben el delito que yo cometí. Quiero que paren de mentir para el pueblo brasileño" , sentenció Lula.

Lula dijo que en su vida únicamente huyó  "del hambre hasta los cinco años de edad"  porque, sostuvo, las personas de la región nordeste del país, como él, nacen  "en la miseria"  y con  "pocas posibilidades de sobrevivir" .

Tras recibir la condena, la prensa brasileña divulgó en los últimos días que Lula se plantea refugiarse en alguna embajada en Brasilia o pedir asilo político si finalmente la Justicia ordena su detención.

El expresidente podrá permanecer en libertad mientras su defensa tenga posibilidad de presentar recursos en instancias superiores, aunque una vez los acabe, Lula podría ingresar a prisión.

Lula rechazó que se plantee salir del país y manifestó con rotundidad que va a  "encarar cualquier situación con la cabeza erguida" .

Lula, que lidera todos los sondeos de opinión, ha manifestado en repetidas ocasiones su deseo de presentarse a las presidenciales del próximo octubre.  "Creo que voy a ser candidato porque la verdad va a prevalecer" , aseguró.

El líder de la izquierda brasileña reiteró que si alguna persona logra demostrar que ha cometido un delito, no podrá  "escapar"  de su inhabilitación, pero él está convencido de que su condena es  "una mentira construida por una parte de la elite brasileña"  y repetida por fiscales y jueces.

"La única cosa que quiero es que ellos prueben el delito que yo cometí. Quiero que paren de mentir para el pueblo brasileño" , finalizó.