Santo Domingo, Xinhua. El ex presidente de Haití, Jean Bertrand Aristide, acudió este miércoles rodeado de sus seguidores ante una prohibición policial de manifestaciones públicas a un tribunal de Puerto Príncipe para testificar sobre el asesinato de un periodista hace 13 años.

Aristide llegó al juzgado a las 08:00, hora local, (13:00 GMT), para declarar una hora después ante el juez Yvickel Dabresil, que lo citó la última semana de abril a fin de conocer su testimonio sobre la muerte del periodista Jean Léopold Dominique, cuyo caso sigue sin aclararse.

El ex gobernante llegó al tribunal acompañado por Maryse Narcisse, vocera de Fanmi Lavalas, el partido que llevó por primera vez al poder a Aristide en 1990, además de legisladores cercanos a esa organización como Francky Exius, John Joel Joseph y Moise Jean Charles.

Cientos de partidarios del ex presidente se congregaron en las inmediaciones del juzgado de instrucción para expresar su apoyo a Aristide,mientras varias unidades de la policía se movilizaron al lugar y bloquearon todo el perímetro del edificio para evitar el acceso de sus partidarios a la sede judicial.

Los seguidores de Lavalas llevaban fotografías del dos veces presidente de Haití y gritaban consignas contra el gobierno del presidente Michel Martelly, al que acusaron de orquestar una trama contra su líder y de mal administrar los asuntos del país.

Otro numeroso grupo de partidarios de Aristide se reunió fuera de su residencia en el sector de Tabarre, al norte de la capital, antes de que una caravana de vehículos partiera rumbo al tribunal.

Este martes, el jefe de la Policía Nacional, Godson Orelus, prohibió cualquier manifestación durante la audiencia a la que fue convocado Aristide, y anunció que se habían tomado las medidas necesarias para garantizar su seguridad.

Orelus agregó que la policía estaba lista para reprimir movilizaciones que perturben el orden público.

La muerte de Dominique causó gran conmoción en Haití, tanto que el entonces presidente René Préval declaró tres días de duelo y 16.000 personas acudieron a su funeral en un estadio de fútbol.

El prestigioso comunicador, luchador incansable contra las dictaduras en su país, murió acribillado el 3 de abril del 2000, a los 69 años, cuando llegaba a radio Hait Inter, de la que era propietario.

Junto a Dominique falleció Jean Claude Louissaint, el guardia de seguridad de la emisora donde laboraba el periodista.

Las autoridades retomaron el caso en febrero pasado.

Entre las personas que han testificado hasta ahora se encuentra el propio Préval, amigo personal del periodista.