Quito. Escudos policiales y paraguas resguardaban al ex presidente Rafael Correa cuando salía de un carro gris estacionado en el exterior de la Fiscalía del Guayas para rendir testimonio en los casos Petrochina y atentado en San Lorenzo.

Desde temprano el personal antimotines y escuadrón antiexplosivos estaban en los alrededores de la Fiscalía ante la llegada de Rafael Correa a la audiencia.  

Este lunes el exmandatario rendirá su versión libre y sin juramento sobre la investigación previa que la Fiscalía sigue debido a la posibilidad de que se haya cometido un delito en la negociación y venta del crudo ecuatoriano a Petrochina desde 2009.

La diligencia está a cargo del fiscal Fabián Salazar, de la Unidad de Investigaciones Previas. La investigación de Petrochina es uno de los 56 casos que la Fiscalía ha denominado "emblemáticos" y que en este 2018 estarán bajo un sistema especial de coordinación y seguimiento.

Un grupo a favor de Correa protesta fuera de la institución; en cambio, también se registró rechazo como lanzamiento de huevos a un vehículo que arribó al sitio.

Por otro lado, el abogado Hernán Ulloa, quien fue designado por Fernando Villavicencio para representarlo en la audiencia del caso Petrochina, fue impedido desde un inicio de ingresar a la Fiscalía del Guayas para realizar preguntas. Posteriormente pudo acceder.