Los médicos decidieron mantener al ex presidente estadounidense George H.W. Bush en el hospital por una cuarta noche por sus problemas respiratorios, aunque su condición mejoró y "está muy animado", dijo el viernes su portavoz.

Bush, de 90 años, fue llevado en ambulancia al Hospital Metodista de Houston el martes por la noche e ingresado en observación tras experimentar dificultad para respirar esa noche, según su portavoz Jim McGrath.

No han habido declaraciones sobre si el presidente 41 del país sufre una enfermedad en particular. McGrath dijo el miércoles que el pronóstico de Bush era positivo y que permanecía hospitalizado como una precaución.

"El presidente Bush continúa muy animado y progresando, pero permanecerá en el Hospital Metodista de Houston esta noche", dijo McGrath en un comunicado el viernes.

Bush, presidente desde 1989 a 1993, fue admitido en el mismo hospital en noviembre del 2012 por una bronquitis y dolencias relacionadas. Estuvo muy grave pero se recuperó y recibió el alta siete semanas después.